Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una edil del PP denuncia a un senador de su partido por amenazas y corrupción

Ramallo fue desalojada ayer de su despacho por apoyar una auditoría

Santiago de Compostela

Elena Ramallo, concejal del PP en el municipio de Sada (A Coruña), ha denunciado en el juzgado que desde hace meses sufre una campaña de acoso, con amenazas e intentos de agresión, por negarse a avalar presuntas irregularidades del alcalde de la localidad y senador de su partido, Ramón Rodríguez Ares. Ramallo fue desalojada ayer de su despacho por la Policía Local, después de que el alcalde anunciase su expulsión del partido al haber apoyado una propuesta para auditar las cuentas municipales.

El presidente de la Xunta y del PP regional, Manuel Fraga, a quien la edil dice que había denunciado hace tiempo su situación, respalda a Rodríguez Ares, alcalde desde hace 23 años y cuyo despacho preside todavía un retrato de Franco.

Tras ser elegida por primera vez en las elecciones municipales de 1999, Ramallo, de 29 años, asumió la Concejalía de Educación y Servicios Sociales. Los encontronazos con el alcalde y los ediles populares comenzaron al poco tiempo, según asegura. La situación fue degradándose hasta que el pasado 3 de diciembre Ramallo compareció en el Juzgado número dos de Betanzos para denunciar intentos de agresión y amenazas de sus compañeros de partido. Según relató al juez, una concejal del PP llegó a empujarla en plena calle hacia un coche que pasaba en aquel momento. Antes ya había estado un mes de baja por las heridas que sufrió al caerse por las escaleras del ayuntamiento tras un forcejeo con una funcionaria de confianza del alcalde, furiosa porque la edil había denunciado su contrato como ilegal.

Ramallo también informó al juez de los anónimos con sentencias bíbilicas recibidos en su domicilio y las pintadas con la palabra 'puta' que aparecieron hace unos días en la puerta de su despacho municipal. La edil señaló además a uno de sus compañeros del PP como autor de insistentes comentarios 'subidos de tono' sobre su aspecto físico.

Según la concejal, la campaña de intimidación se desató a raíz de que se negase a avalar presuntas irregularidades. Ramallo sostiene que se le pasaron a la firma facturas con el precio inflado -entregó al juez una de ellas- y que descubrió amaños contables, contrataciones ilegales de personal y supuestas connivencias del alcalde con constructores de la localidad, una zona de veraneo muy próxima a A Coruña con 12.000 habitantes.

Hace unos días, Ramallo rompió la disciplina de voto y permitió así que se aprobase una propuesta de la oposición para auditar las cuentas municipales, a raíz de que el propio interventor del ayuntamiento advirtiese anomalías contables.

Rodríguez Ares la destituyó por ello de todos sus cargos y ayer movilizó a la Policía Local para que la conminase a desalojar su despacho. 'Las cuentas están claras y todas las denuncias son alucinaciones de esa muchacha', declaró el senador a este diario. Rodríguez Ares dijo desconocer el origen de las amenazas y las pintadas contra la edil. 'En el pueblo también hay pintadas insultándome a mí. Son gajes de la política'. Fraga salió ayer en defensa del senador -'creo que el acosado es él', dijo- y atribuyó la actitud de Ramallo a que no logró un puesto en las listas de las últimas elecciones autonómicas. La edil sostiene que antes de acudir al juzgado denunció la situación, de palabra y por escrito, a varios dirigentes del partido, entre ellos al propio Fraga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de diciembre de 2001