Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

2.000 inmigrantes se manifiestan en Almería para pedir 'papeles', vivienda y mejores salarios

El SOC, que convocó la concentración, alerta sobre las condiciones de trabajo en el campo

Los inmigrantes indocumentados que residen en Almería siguen demandando que se regularice su situación. Ésta fue precisamente una de las principales reivindicaciones de los aproximadamente 2.000 extranjeros, todos marroquíes o subsaharianos, que ayer se manifestaron por el centro de la capital almeriense. La manifestación, que duró más de dos horas, fue convocada por el Sindicato de Obreros del Campo (SOC) y a ella acudieron inmigrantes de distintos puntos del Poniente almeriense y de la comarca de Níjar. El viernes, el Gobierno dio por cerrado el proceso de regularización de inmigrantes.

La protesta de los inmigrantes de ayer tenía dos objetivos. Por una parte, pedir su regularización en España, la principal demanda de los inmigrantes sin papeles. Y por otra, llamar la atención sobre la falta de viviendas dignas para los trabajadores temporeros y exigir la mejora de las condiciones del convenio del campo.

Esta manifestación es la primera que se realiza este año para reivindicar la mejora de las condiciones socio-laborales de los inmigrantes, al margen de la que todos los trabajadores celebran el 1 de mayo, a la que desde años también se suman los extranjeros no comunitarios.

La manifestación, cuya autorización fue solicitada hace unas semanas, coincidió con el aviso realizado el pasado viernes por el subdelegado del Gobierno en Almería, Fernando Hermoso, de que no se abrirá ningún proceso más de regularización extraordinaria. 'Nadie más se va a poder regularizar y eso tiene que quedar claro para que nadie, especialmente las mafias que trafican con personas, engañe o los inmigrantes haciéndoles pensar que aquí obtendrán papeles. Sólo entrarán los que contemplen los contingentes provinciales cada año. En esta provincia ya no es necesario que vengan más inmigrantes para trabajar en la agricultura', sentenció Hermoso.

Los inmigrantes pidieron ayer que el trabajo en el campo se pague a 6.000 pesetas diarias y que se establezca la jornada de 35 horas semanales. El SOC distribuyó unas octavillas en las que afirma que en Almería se pagan 4.944 pesetas por ocho horas de trabajo, con 20 minutos de descanso, 'y frecuentemente se incumple tanto el salario como el tiempo de descanso'.

José García Cuevas, dirigente del SOC en Almería, dijo que la protesta de ayer es el inicio de una campaña para vigilar el cumplimiento del convenio del campo de Almería acordado recientemente y que este sindicato decidió no suscribir. El dirigente del SOC censuró la política migratoria del Gobierno central y abogó por la regularización de los inmigrantes sin papeles que ya están en España.

La marcha, que partió pasadas las 12.00 de las inmediaciones de la explanada del puerto, sorprendió a las decenas de almerienses que paseaban por la Rambla, una de las principales arterias de la ciudad. Mientras los vecinos observaban con curiosidad el desarrollo de la manifestación, los cerca de 2.000 inmigrantes que respondieron a la convocatoria del SOC coreaban gritos como 'queremos papeles', 'queremos viviendas, no cortijos' o '¿quién recoge los tomates? Los sin papeles, sin papeles'.

Los manifestantes, custodiados por un amplio dispositivo policial, finalizaron su recorrido en el mismo punto en el que lo habían iniciado. A excepción de las retenciones de tráfico provocadas por las sentadas que los inmigrantes alternaban con su recorrido, la protesta transcurrió con normalidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de diciembre de 2001