Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los abogados de los 77 heridos por el petardo 'chupinazo' piden 1.800 millones de indemnización y penas de cárcel

Los abogados de las 77 personas que sufrieron la amputación de dedos, quemaduras y otras graves lesiones por el petardo chupinazo en la verbena de Sant Joan de 1997 han presentado en un juzgado de Gavà un escrito de acusacióne en el que reclaman una indemnización total de 1.800 millones de pesetas. La acusación responsabiliza de los hechos a cinco personas y pide para cada una 77 penas de dos años de cárcel por un delito de lesiones por imprudencia grave, así como penas de entre seis meses y un año de prisión por un delito de riesgo, y penas de ocho meses más por otro delito relativo al mercado y los consumidores.

Entre los acusados figura Fernando Vázquez Guzmán, ex subdirector general de Investigación y Régimen Minero del antiguo Ministerio de Industria y Energía. También han sido acusados Miguel González Lázaro y Bernardo Sanchís, responsables de la empresa Pirofantasía de Valencia, la fabricante del petardo, y el director del Laboratorio Oficial Madariaga de Madrid, Ramón Mañana, así como el responsable de explosivos y pirotecnia de dicho laboratorio, Raúl Ezama.

Los heridos tienen edades comprendidas entre 15 y 51 años, y muchos de ellos eran trabajadores manuales que han quedado incapacitados para seguir desempeñando su oficio. Los abogados afirman que los afectados adquirieron el petardo 'confiando en la seguridad del mismo puesto que era del tipo de ignición mediante un simple rascado', pero precisan que presentaban defectos que hicieron que les explotara en las manos. Entre esas deficiencias, los letrados de la acusación explican que no se informaba en el petardo de las sustancias concretas que lo formaban, que poseía una cámara hueca para seguridad insuficiente y que 'en ciertos casos el tiempo de retardo es inexistente al ser la explosión inmediata'. Por ello, este abogado afirma que el petardo nunca debió autorizarse o bien hacerlo de una forma mucho más rígida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de diciembre de 2001