Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA UNIVERSITARIA

Una gran manifestación culmina en Madrid la protesta contra la LOU

Estudiantes, profesores, rectores y políticos de toda España piden la retirada del proyecto del PP

Estudiantes, profesores, personal no docente, rectores y políticos de toda España tomaron ayer las calles del centro de Madrid en una gran manifestación para protestar contra el proyecto de Ley Orgánica de Universidades (LOU) que votará el pleno del Senado el próximo día 14. La protesta educativa, iniciada con las manifestaciones de estudiantes y sindicatos de los pasados días 7 y 14, culminó ayer con la petición explícita por parte de los participantes de la retirada de la ley, e implícita de la destitución de la ministra de Educación, Pilar del Castillo. La titular de Educación respondió a las críticas insistiendo en que ha habido 'un enorme esfuerzo de diálogo', pero que 'las cosas tocan a su fin', en alusión a que seguirá adelante con la ley.

Decenas de miles de estudiantes de toda España (350.000 según los organizadores y 50.000, en estimación del Ministerio de Educación) participaron ayer en una gran marcha por las calles que rodean la madrileña Plaza de España para dejar patente con pancartas y gritos su oposición a la Ley Orgánica de Universidades (LOU) del PP. Ha sido, posiblemente, la mayor protesta en contra de la política del Partido Popular desde que llegó al poder en mayo de 1996.

La oposición a la nueva ley de universidades ha pasado en las últimas semanas de ser un problema educativo a un problema político y ha logrado unir a miem-bros del mundo educativo y político tan diversos como los sindicatos CC OO y UGT, estudiantes, rectores, profesores, personal de administración y servicios de las universidades, políticos del PSOE y de IU y representantes de la Unión de Actores, como el Gran Wyoming y Juan Diego Botto.

25 rectores salieron a la calle junto a sus alumnos, profesores y personal no docente

La manifestación de ayer, que transcurrió en un ejemplar ambiente pacífico y festivo, recorrió las calles en tres columnas por tres de las principales calles que rodean la madrileña Plaza de España: la cabecera bajó por la Gran Vía, las representantes de las comunidades del sur de España bajaron por la calle de Bailén, y las del Norte, por la calle de Rosales. Los manifestantes llenaban los 37.000 metros cuadrados de la Plaza de España y casi la mitad del recorrido de las calles por las que bajaban. Sólo al final de la protesta, tras los conciertos del cantautor Ismael Serrano y los grupos Celtas Cortos y La Cabra Mecánica, hubo algún incidente. Varios jóvenes lanzaron objetos contra la policía, un enfrentamiento que se saldó con un agente herido en la cabeza con un ladrillo y seis personas detenidas.

La protesta estuvo protagonizada por los sindicatos CC OO y UGT -encabezados por sus secretarios generales, José María Fidalgo y Cándido Méndez- y por los estudiantes convocantes, pertenecientes a más de 30 organizaciones de toda España, entre ellas, Faes, Canae, el Sindicato de Estudiantes y el Bloque de Estudiantes de Izquierda.

Fidalgo calificó de 'muy importante la reacción masiva de la sociedad civil de rechazo a la ley del Gobierno y ante su autoritarismo'. El líder de CC OO lanzó al aire una advertencia: 'Cuando llegue la Ley de Calidad que quiere hacer el ministerio para poner patas arriba toda la educación secundaria y en contra de la enseñanza pública, lloverá sobre mojado'. Cándido Méndez pidió, en la misma línea, 'que el Gobierno saque conclusiones de esta protesta general ante las reformas educativas pendientes'.

Los estudiantes y los profesores se mezclaban en la columna que descendía por la Gran Vía coreando 'La culpa es del Gobierno del PP', 'Esto nos pasa por un Gobierno facha', 'Que gescatera nos pague las carreras', 'Ni un paso atrás' y 'Luego diréis que somos cinco o seis'. La mayor parte de las pancartas se alzaban bajo un lema común Por una Universidad pública y de calidad. No a la LOU, un lema que se podía ver desde lejos en una gran estrella blanca de Navidad. Según los representantes estudiantiles, 'con la oposición a esta ley la sociedad civil, y los alumnos con ella, está recuperando el espacio y la iniciativa política'.

Los estudiantes contaban cómo en numerosas universidades 'se está despertando un interés por los temas políticos que antes no había', explicaban representantes de las asociaciones Faes y del Bloque de Estudiantes de Izquierdas. 'La prueba son los debates que se han organizado en las últimas semanas en las facultades y escuelas sobre temas políticos y sociales, los encierros y la gran cantidad de iniciativas originales que se han llevado a cabo en universidades de toda España'.

Tras los sindicatos y estudiantes, el líder de la oposición socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, acompañado de decenas de miembros representativos del PSOE como su portavoz, Jesús Caldera; Carme Chacón, Trinidad Jiménez, José Blanco, Alfredo Pérez Rubalcaba, María Teresa Fernández de Vega, Antonio Cuevas y los consejeros de comunidades autónomas socialistas, como Cándida Martínez, de de Andalucía; Javier Vallina, de Asturias, y Eva Almunia, de Aragón.

José Luis Rodríguez Zapatero comentó que 'ningún proceso de cambio social se debe hacer sin contar con los que están implicados en él y sin un gran consenso', achacó la responsabilidad de la protesta de ayer a la ministra de Educación y a José María Aznar y, respecto a la política del Gobierno, afirmó que 'cada día que pasa está dejando más claro que están más a la derecha'.

También cerca de la cabecera, el coordinador de IU, Gaspar Llamazares, participó en la movilización junto a representantes de su grupo político, como Marisa Castro. Llamazares advirtió de que la LOU es 'una ley contra la universidad, que nunca podrá ser puesta en práctica'.

En la movilización participaron además, mezclados con sus estudiantes y profesores, 25 rectores de universidades públicas de toda España y representantes (la mayoría vicerrectores) de otras 17 universidades. Una vez en la Plaza de España, subido a un gran escenario, el Gran Wyoming presentó a la alumna que leyó el manifiesto en nombre de los participantes. Según este actor y showman, 'en ningún acto habían participado tantas comunidades, salvo en la elección de Miss España' y añadió su adhesión a la petición de retirada de la ley.

Ironizó además con el trámite llevado a cabo por el Senado de las 607 enmiendas a la ley: 'Ojalá tuvieran la misma rapidez para detectar los signos de corrupción que se observan entre sus colaboradores'.

Los manifestantes solicitaron implícitamente en el texto del manifiesto la destitución de la ministra de Educación, Pilar del Castillo: 'Con esta actitud, señora Del Castillo, ha demostrado no ser la persona más indicada para seguir al frente de la educación de este país'. El texto añade la 'exigencia de la retirada inmediata del proyecto de ley y que se encargue a personas de talante dialogante la apertura de un proceso de negociación, real-mente participativo, con los responsables políticos, los sindicatos, los estudiantes y los representantes institucionales de la universidad'.

Los rectores señalaron en un comunicado posterior a la protesta: '48 universidades públicas españolas se han manifestado hoy de forma masiva y pacífica en la Marcha sobre Madrid para demostrar su oposición al proyecto de Ley Orgánica de Universidades. Acompañados por más de 100 rectores y vicerrectores, y con una participación hasta ahora desconocida en una protesta universitaria, han mostrado su rechazo a una norma que será incapaz de lograr los objetivos que ella misma pretende y, sobre todo, no será en modo alguno la ley que nuestro sistema universitario necesita para su mejora y progreso'.

Los rectores afirman que 'ni un claustro apoya el proyecto del Gobierno, un proyecto que recurre a fórmulas antiguas y ya superadas en los países de mayor desarrollo científico, y retrógrado por su concepción dela autonomía universitaria'.

El comunicado concluía: 'La CRUE se ve obligada a reiterar, hoy con más motivo que nunca, su solicitud de retirada del proyecto de LOU y el comienzo de un proceso de elaboración de un nuevo proyecto que responda al objetivo, ampliamente compartido, de abrir un nuevo ciclo para nuestra universidad después de los 18 años de vigencia de la Ley de Reforma Universitaria'.

También se manifestaron en Madrid otros 4.000 estudiantes en una movilización alternativa, organizada por la Coordinadora de Asambleas de Estudiantes de Escuelas y Facultades y la Confederación General del Trabajo, entre otras asociaciones, que concluyó en la Ciudad Universitaria sin que se produjeran percances. Los alumnos gritaron de diversas formas su rechazo a la ley, como: 'Nou, Nou a la LOU'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de diciembre de 2001