Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El concejal independiente del PNV en Amorebieta dice que apoyará a los expedientados

Luciano Martínez, el único concejal del PNV en Amorebieta que no está afiliado al partido, mostró ayer su apoyo y solidaridad con sus otros siete compañeros, entre ellos la alcaldesa Begoña Azarloza, para los que la dirección peneuvista ha pedido la expulsión por convocar un referéndum sobre la planta energética de Boroa. Como independiente, Martínez es único miembro del grupo municipal del PNV al que no le afecta la acción disciplinaria iniciada, pero aseguró que asumirá "como propia cualquier decisión que sobre ellos se pudiera tomar".

El concejal se mostró contrario a la medida disciplinaria solicitada por impulsar una consulta popular, el 20 de enero, sobre la central energética de ciclo combinado que promueve la empresa pública irlandesa ESB. Martínez reiteró su compromiso "personal e inequívoco" con la decisión adoptada por el pleno del pasado martes, con los votos favorables del PNV y la abstención de toda la oposición, "respecto a la consulta del 20 de enero y el resultado que de ella emane". También criticó a "los voceros" que han calificado de "demagógica y lavado de cara la postura adoptada por nuestro grupo en su compromiso con el pueblo".

El presidente del PP vizcaíno, Leopoldo Barreda, censuró las "contradicciones internas" del PNV en este caso por expedientar a su grupo en Amorebieta sólo "por aplicar a nivel municipal la metodología que reclama para el País Vasco", en alusión a un referéndum sobre la autodeterminación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de noviembre de 2001