Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos de Hontza creen que su reapertura es una "imposición"

Los vecinos que se oponen al centro Hontza de Bilbao, en el que Cáritas atenderá por las noches a drogodependientes sin techo, consideran que su reapertura, prevista para el 10 de diciembre, es "una imposición", afirmó ayer uno de los portavoces vecinales. Las concesiones realizadas por Cáritas y el Ayuntamiento -los toxicómanos sólo podrán entrar durante la primera hora, saldrán acompañados y el servicio se trasladará a un local parroquial el 1 de enero de 2003-, tras múltiples reuniones a tres bandas, no han satisfecho al vecindario. Los vecinos se manifestarán hoy, como cada viernes, contra la instalación de este servicio en su barrio.

Los vecinos, según este portavoz, consideran que, como las instituciones han emprendido una profunda rehabilitación urbana y social de Bilbao La Vieja, San Francisco y Zabala, la reapertura de Hontza va a implicar que buena parte de los problemas que había en esa zona próxima se trasladen a su barrio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de noviembre de 2001