El Ayuntamiento de Valencia limita la proliferación de antenas

El Ayuntamiento de Valencia aprobó ayer, en la comisión de urbanismo, la normativa que regulará la instalación de antenas de radio, televisión y telefonía y que deberá ser ratificada en el pleno del Ayuntamiento. La Ordenanza municipal reguladora de la instalación, modificación y funcionamiento de los elementos y equipos de telecomunicación que utilicen el espacio radioeléctrico, nombre completo de la norma, establece la prohibición de instalar antenas de telefonía movil en edificios protegidos y entornos de Bienes de Interés Cultural (BIC) y la obligatoriedad de unificar las antenas idividuales de radio y televisión en equipos de recepción colectivos.

El concejal popular de disciplina urbanística, Alfonso Novo, apuntó ayer que en el plazo de tres años se prevé acabar con los bosques de antenas que 'afean las azoteas de Ciutat Vella y otros distritos de la ciudad', para lo cual la ordenanza prevé una serie de ayudas municipales. La nueva ordenanza, señala Novo, se ha redactado a partir de las pautas establecidas por la Unión Europea y el Gobierno, y servirá tanto para regular la eliminación de las antenas individuales de televisión como para controlar la instalación de nuevas unidades y para definir los requisitos que se han de tener en cuanta a la hora de solicitar licencias de instalación. A este respecto, el grupo socialista municipal, por boca del concejal Rafael Rubio, pidió que para instalar antenas de telefonía se tengan que solicitar licencias de actividad, para lo que sería necesario que se incluyera esta figura en la ley de actividades cualificadas.

Compartir infraestructuras

La ordenanza establece que para instalar una antena se ha de aprobar un plan técnico de implantación, que deberá permanecer en exposición pública durante un mes para que los vecinos y el Ayuntamiento tengan conocimiento de ellas. Además, Novo apuntó que los técnicos estudiarán la posibilidad de que las operadoras de telefonía compartan instalaciones para que exista el mínimo número de antenas en la ciudad. En la exposición de la ordenanza, el concejal de urbanismo, Miguel Domínguez, señaló que hasta el momento no se ha demostrado que las emisiones radioeléctricas de las antenas produzcan efectos nocivos para la salud humana. En respuesta a la petición de Rubio, señaló que la calificación de las actividades es competencia de la Generalitat y no del municipio.

Por otra parte, la comisión también aprobó el texto del convenio que suscribirá el Consistorio con la Consejería de Obras Públicas para disponer de una serie de ayudas del Ministerio de Fomento para el desarrollo del barrio de Fuensanta, además de los 1.500 millones de pesetas ya previstos para las viviendas afectadas por uso de cemento aluminoso en su construcción. Además, Domínguez destacó la partida de 217 millones de pesetas que el Ayuntamiento dedicará al proyecto de acondicionamiento de calzadas, aceras y aparcamientos en diversas calles del barrio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS