Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona estrena otro gran complejo comercial, Diagonal Mar, con 240 tiendas y 18 multicines

Los cambios de sentido circulatorio causan problemas de tráfico en el entorno del centro

Uno más. Barcelona tiene desde hoy otro gran complejo comercial y lúdico, el de Diagonal Mar, el quinto. Se trata de uno de los mayores centros comerciales de Cataluña, con 87.000 metros cuadrados de superficie, e inicia su andadura con el 95% de su espacio comercial, de 240 tiendas, ocupado. La apertura del centro ha requerido diseñar un plan de movilidad específico en esa área del distrito de Sant Martí, lo cual ha comportado cambios en el sentido de la circulación las calles que lo rodean, modificaciones que ayer ya provocaron problemas de tráfico.

Un centenar de vecinos recibieron con pancartas ayer por la tarde a la comitiva inaugural, presidida por el alcade Joan Clos. Se quejan de la pérdida de aparcamientos que ha supuesto la urbanización de la zona y piden plazas subvencionadas en el centro Diagonal Mar.

Pese a la cercanía de un competidor -La Maquinista- y la época de vacas flacas, ayer Gerald Hines, presidente de la inmobiliaria norteamericana que ha proyectado Diagonal Mar, se mostró esperanzado por la inversión -40.000 millones de pesetas-, pese a que la calificó de 'arriesgada'.

La apertura del centro comercial también supone el punto final de un proyecto de más de 11 años de antigüedad que ha atravesado no pocas vicisitudes. Arrancó con la compra, por 1.000 millones de pesetas, de los terrenos por el grupo norteamericano Kepro, con el empresario John Rosillo a la cabeza. La idea era llevar a cabo una gran promoción inmobiliaria, que se fue al traste por problemas judiciales en la transacción de los terrenos y por las dificultades de Kepro, que acabó abandonando la idea. La inmobiliaria Hines adquirió 380.000 metros cuadrados a Kepro por 4.500 millones en 1996 y programó la construcción de 1.300 viviendas, un gran parque y un centro comercial.

Oferta concentrada

El proyecto, que se ha ganado no pocas críticas por su corte demasiado americano, se suma ahora a los complejos que reúnen grandes superficies, zonas comerciales y de ocio. Y en el caso de la zona norte de Barcelona, la oferta es importante, ya que en un radio muy pequeño se encuentran el centro de Glòries, el de La Maquinista, el de Heron y ahora el de Diagonal Mar, que antes de su apertura fue comprado por el fondo alemán inmobiliario Deka.

Diagonal Mar, construido en la antesala de los terrenos que ocupará el Fòrum 2004, aspira a atraer a 20 millones de visitantes al año. Tiene el mayor aparcamiento de un centro de este tipo en España, distribuido en tres plantas, con 5.000 plazas y tres salidas y entradas reversibles según el estado de las calles. El complejo tendrá el primer hipermercado de Barcelona de Alcampo, que ha invertido 10.000 millones.

La tercera tienda que abre la cadena FNAC en Barcelona ocupa la esquina de la avenida Diagonal con Josep Pla y tiene 2.000 metros en dos plantas. Otro de los espacios principales es el de la firma de moda Sfera, de El Corte Inglés. El espacio dedicado al ocio y la cultura ocupa la tercera planta y en él hay 18 cines, restaurantes, bares, cafeterías y una terraza de 5.000 metros cuadrados con vistas al mar.

La entrada en funcionamiento del centro ha motivado el diseño de un plan de movilidad específico para esa área de la ciudad, en la que además las obras serán constantes hasta 2004. Y ayer, el primer día de los cambios que afectaban a las calles del entorno del centro comercial, los problemas y despistes se sucedieron principalmente en las calles de Josep Pla -desde ayer sólo de subida desde el lateral del litoral hasta Pere IV- y Selva de Mar, que sólo es de sentido descendente, y en los accesos a la Ronda Litoral en ambas direcciones. Fuentes de la Guardia Urbana señalaron que de momento habrá agentes regulando el tráfico en cinco puntos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de noviembre de 2001