Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS EFECTOS DEL TEMPORAL

La fuerza del oleaje rompió 40 metros de dique y la escollera del maltrecho puerto de Castellón

Inundaciones en urbanizaciones y campings de Peñíscola, Torreblanca, Cabanes, Nules y Moncofa

Más de 40 metros de dique destrozados, una escollera maltrecha y mil millones en daños son las consecuencias que los golpes de un oleaje que alcanzó los nueve metros de altura dejaron la noche del jueves en el Puerto de Castellón, que ayer reanudó su actividad con importantes limitaciones. La Generalitat retiró ayer todas las alertas excepto la referida a la nieve por la situación que aún padecen algunas carreteras en las tres provincias, especialmente en Castellón. El temporal deja tras de sí inundaciones en el litoral castellonense y daños en las infraestructuras portuarias, las carreteras y las comunicaciones.

El puerto de Castellón, las zonas más próximas a la playa y las carreteras han sufrido las más importantes consecuencias de los fenómenos adversos de nieve, viento, lluvia y temporal marítimo. Ayer, los bomberos y efectivos de Protección Civil abordaban con todo el operativo disponible los achiques de zonas convertidas en auténticos lagos. El día se inició con desalojos, ya residuales, en la urbanización Peñisar de Peñíscola, donde el agua se ha 'tragado' buena parte del paseo marítimo. En Torreblanca, a pesar de que las consecuencias no han sido graves, las fuertes olas inundaron bajos de primera línea de playa. Una situación que compartían también puntos de Oropesa y de Benicàssim. Sin embargo, los campings Torrelasal I y II y Ribera de Cabanes, aparecieron completamente inundados por efecto de las intensas lluvias registradas durante los últimos dos días. Aunque los escasos ocupantes de las instalaciones las habían abandonado el pasado jueves, ayer se intentaban recuperar caravanas, remolques y los restos de tiendas y cabañas allí instaladas.

También el cámping de Nules ofrecía una imagen dantesta. El agua se había apoderado de las instalaciones convirtiéndolo en un lago salpicado de remolques. El único cámpig que ayer sufrió situación de incomunicación con sus ocupantes aún acampados fue el de Enguera, pero por efecto de la nieve. Fuentes del Centro de Emergencias aseguraron a primera hora del día que la situación no revestía peligro porque contaban con suficiente alimento y disponían de servicio médico. A media tarde, la situación quedó desbloqueada.

Municipios como Almenara y Moncofa, en Castellón, necesitaron de una constante actuación de los equipos de bomberos en achiques de agua en viviendas situadas en primera línea de playa, informa Gustavo Bueso.

La ola más alta que se registró el jueves en PortCastelló alcanzó los nueve metros, tal como señaló ayer el presidente de la Autoridad Portuaria, Juan José Monzonís, quien calificó el temporal como 'el más fuerte en la historia del Puerto de Castellón' y que ha provocado que varios barcos cargados de materias primas destinadas al sector azulejero se retrasen en su llegada a la capital de La Plana cinco o seis días.

Los daños producidos en el dique de Levante impidieron incluso la instalación de elementos de contención, ya que el temporal hacía imposible su acceso a él, dado que las olas sobrepasaban el espaldón e inundaban los viales del interior del puerto, hasta los que, además, el mar arrastró un montón de piedras, tanto que algunos de ellos han 'desaparecido', según aseguró Monzonís. A primera hora de la tarde de ayer los resposanbles del puerto pudieron comprobar los daños que, según los primeros datos, han acabado con más de 40 metros de dique. El presidente de la Autoridad Portuaria señaló el daño más grave en los tramos de escollera, que 'está en muy malas condiciones, ya que parte del espaldón se ha hundido, otra zona del espaldón ha girado hacia el mar y ha perdido la posición pues ya no está en vertical y no sabemos lo que ha pasado con la escollera puesto que no nos podemos acercar aún', señaló. Otro de los tramos del dique, el que está más cerca de tierra, que es el de escollera exclusivamente, se ha roto por varios sitios y las aguas han inundado los viales colindantes.

Monzonís mantuvo que la evaluación de daños no puede ser inmediata, aunque señaló: 'No sabemos si llegará a los mil millones o si pasará esta cifra pero hablamos de muchos daños'. La actuación de la Autoridad Portuaria se limita al vertido en los puntos próximos a los diques, con el fin de crear una nueva escollera con piedras de cantera y bloques de piedra que se encontraban en el mismo puerto y celebrará hoy un consejo de administración extraordinario para analizar la situación que considera 'de emergencia'. El vicepresidente primero del Consell, José Luis Olivas, aseguró ayer que, desde la Generalitat, se 'urgirá' al Ministerio de Fomento para que se lleven a cabo las obras necesarias para la reconstrucción de los daños provocados por el temporal, informa María Fabra.

El Consejo de Ministros recibió ayer del Ministerio de Medio Ambiente la primera valoración de los daños del temporal que azotó la Comunidad los días 10 y 11, cifra que se eleva, en una primera aproximación, a 3.310 millones de pesetas. Medio Ambiente y Formento se comprometieron ayer a una inmediata actuación sobre las zonas afectadas de su competencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 2001