Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una muestra revisa sesenta años de escultura de Francisco Badía

La Universidad Politécnica de Valencia exhibe desde ayer un centenar de obras del escultor Francisco Badía (Foios, 1906-2000) que reflejan la trayectoria del escultor valencianano desde 1939, cuando ingresó en la Cárcel Modelo de Valencia para sufrir cuatro años de prisión, hasta 1999, meses antes de su fallecimiento en Ibiza.

Badía, que conectó en su época de estudiante el grupo más renovador de la Academia de Bellas Artes de San Carlos, el de Renau, Pérez Contel y los hermanos Ballester, fue un artista políticamente comprometido y militante durante la República y la Guerra Civil que, posteriormente, se exilió a París, donde su obra, 'se orientó decididamente hacia un expresionismo estrechamente ligado a los presupuestos estéticos surrealistas, con una fuerte impornta existencialista, cercano a escultores como Alberto Giacometti y Germanie Richier', en palabras de Juan Ángel Blasco Carrascosa, comisario de la muestra. Su evolución posterior le llevaría a terrenos próximos a la abstracción.

Buena parte de la exposición refleja su obra en bronce pequeño, especialidad en la que Badía está considerado el más importante escultor español, sin olvidar su trabajo en escayola, terracota o madera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de noviembre de 2001