Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández Déu protesta por el trato que TV-3 da al PP y a Aznar

Exige un contrato programa para la CCRTV

'Ya basta de ridiculizar a personas honorables, y siempre del mismo lado', le dijo la semana pasada en el Parlament el diputado del PP Ricard Fernández Déu al consejero de Cultura, Jordi Vilajoana.

Los conservadores se quejan del trato que Aznar recibe en ese programa, pero también de no obtener en general en las emisoras de la CCRTV la consideración que, a su juicio, merece el partido que garantiza la continuidad de Jordi Pujol como presidente de la Generalitat y de CiU como fuerza gobernante en Cataluña.

El consejero se hizo el despistado. Respondió a las quejas del diputado recordándole que el Gobierno catalán no es responsable de los aspectos 'cualitativos' de las emisoras de la CCRTV. La responsabilidad por el contenido de los programas compete al director general, Miquel Puig. Y hay una comisión parlamentaria específicamente dedicada, recordó, a hacer el seguimiento de estas cuestiones. Es a Puig a quien hay que pedir cuentas.

Pero esto no convence en absoluto al PP, que no en vano es un partido con experiencia de gobierno y sabe cómo van las cosas en la radiotelevisión pública. Fernández Déu replicó a Vilajoana que el Gobierno catalán es garante último de que en la radiotelevisión de la Generalitat haya un verdadero pluralismo. Y particularmente, de que deje de ser cierto que 'los únicos que quedan mal en sus programas son Aznar y Maragall'.

El enfado del PP puede tener consecuencias. Los conservadores pretenden hacer valer el peso de sus 12 diputados. Fernández Déu ha negociado con los grupos parlamentarios de la oposición una moción para apretarle las clavijas al Gobierno.

Esta moción instará al Ejecutivo catalán a garantizar el pluralismo en la radiotelevisión de la Generalitat, sin menoscabo de la libertad de expresión, y también 'la profesionalidad' de los cargos de dirección de las filiales de la CCRTV; pero sobre todo lo instará a presentar, antes de que finalice el presente periodo de sesiones parlamentarias, un contrato programa para la CCRTV, tal y como debiera haber hecho ya para cumplir anteriores mandatos parlamentarios.

El contrato programa tenía que haber sido presentado junto con el presupuesto para el ejercicio de 2002.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de noviembre de 2001