Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una asociación utiliza el Servef para enviar escritos contra el valenciano

Los ayuntamientos de la Vega Baja reciben cartas de una asociación de castellanohablantes

El Servef (Servei Valencià d'Ocupació i Formació) en Torrevieja ha enviado varias cartas, con el sello y cuño oficial de esta dependencia de la Generalitat Valenciana, a los Ayuntamientos de la Vega Baja en las que se pide que 'se solidaricen' con los objetivos de la Asociación de Castellanohablantes Dama de Guardamar, cuya presidenta, Sagrario Menéndez, trabaja en unas oficinas del Inem ubicadas junto al Serfev. Algunos colectivos critican que 'un servicio de la Generalitat se use como plataforma de difusión de un grupo beligerante contra la presencia del valenciano'.

Con sello y papel oficial, el pasado 11 de octubre la jefa de negociado del Servef de Torrevieja, Maria José Cencerrado, envió a varios Ayuntamientos de la Vega Baja un escrito de la Asociación Dama de Guardamar 'para su registro y posterior devolución de la copia en el sobre adjunto'. La misiva está dirigida a los presidentes de los consejos escolares municipales y en ella explica los objetivos y fines de esta asociación cultural privada, y pide que 'se solidaricen' con ellos.

La Asociación Dama de Guardamar asegura que 'está sufriendo una imposición del valenciano' porque en el instituto de Guardamar del Segura se viene aplicando un programa de incorporación progresiva del valenciano. 'Todo porque alguien', prosigue la asociación, 'incluyó a Guardamar en una zona de predominio lingüístico valenciano, nada más lejos de la realidad', aseguran en la carta difundida por el Servef. Según la asociación Dama de Guardamar 'esto es sólo el principio de la imposición del valenciano en otras localidades de la comarca'. El colectivo adjunta un sobre con sello incluido y la dirección de su asociación para facilitar una respuesta rápida de los ayuntamientos.

La Asociación Dama de Guardamar recuerda que esta localidad 'a efectos lingüísticos está en el Baix Vinalopó, aunque en Sanidad nos envían al hospital de la Vega Baja y los bomberos vienen de Orihuela'. Por ello, pide la solidaridad de los consejos escolares municipales y que 'apoyen nuestro derecho constitucional a expresarnos y a elegir la enseñanza de nuestros hijos en castellano'. Y prosigue: 'su apoyo va también en beneficio de toda la zona, ya que como saben la intención en un futuro es imponer el valenciano en todas estas localidades'. La asociación de castellanohablantes critica la actitud de la inspección educativa y del director del instituto de secundaria de Guardamar.

'Tenemos derecho a tramitarlo'

Por su lado, ayer la Associació Cultural La Gola, que vela por la normalización lingüística del valenciano en esta comarca, difundió un comunicado en el que critica que 'se de la circunstancia de que un servicio de la Generalitat Valenciana está siendo usado, con la colaboración de sus responsables, como plataforma de difusión de un grupo beligerante contra la presencia del valenciano en el sistema educativo'.En las dependencias del Servei Valencià d'Ocupació i Formació de Torrevieja la jefe de negociado, María José Cencerrado, que firma la carta promocional de la Asociación Dama de Guardamar, enviada a varios ayuntamientos de la comarca, respondió ayer a una llamada de EL PAIS. Pero nada más identificarse evitó dar más explicaciones sobre el asunto. En tan sólo unos seguntos fue Sagrario Menéndez, presidenta de la Asociación Dama de Guardamar, la que se puso al teléfono y explicó los motivos por los que se han remitido estas cartas, ya que trabaja en el Inem, en el mismo edificio donde está ubicado el Servef. 'Como cualquier Administración pública, a nosotros, si un colectivo nos entrega una carta, con registro de entrada, tenemos derecho a tramitarlo', explicó Sagrario Menéndez. La presidenta de la Asociación Dama de Guardamar cree que la Ley de Procedimiento Administrativo del Estado la 'ampara' para poder enviar estos escritos. Menéndez aseguró que no se ha cometido ninguna irregularidad con el envío de estas cartas de apoyo desde unas dependencias de la Generalitat Valenciana, con papel oficial, sello y registro de entrada de la institución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de noviembre de 2001

Más información