Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gutiérrez reclama al Gobierno central que financie el metro como en otras comunidades

Los Ayuntamientos de Málaga y Granada, dispuestos también a ceder a empresas obras y gestión

La consejera de Obras Públicas, Concepción Gutiérrez, reclamó ayer al Gobierno el mismo trato financiero para el metro de Sevilla que en Valencia, Madrid, Cataluña o el País Vasco, donde el Ejecutivo central subvenciona, una vez finalizada, una parte de la obra, que es financiada por los Gobiernos regionales. Para la línea 1 de Sevilla, la Junta y el Ayuntamiento quieren ceder a una empresa la construcción y explotación del servicio. Los Ayuntamientos de Málaga y Granada valoraron la propuesta de la Junta de extender esta fórmula a los proyectos de metro pare estas capitales. La Junta ha destinado en el Presupuesto de 2002 una partida para el metro de 15 millones de euros (2.495 millones de pesetas).

MÁS INFORMACIÓN

La consejera de Obras Públicas indicó que pretende abrir negociaciones con el Gobierno central en el primer trimestre de 2002 para acordar su participación financiera en los proyectos de metro de Sevilla, Málaga y Granada. Para las líneas 1 en estas tres ciudades, la Junta quiere ceder la construcción y explotación del metro a empresas, de modo que las obras sean financiadas por capital privado y las Administraciones las compensen con subvenciones al precio del billete que permitirán además mantener una tarifa social.

El modelo que abandera la Junta no es frecuente. Lo habitual es que los Gobiernos regionales, con créditos a largo plazo o a través de empresas públicas, corran con la mayor parte del gasto y que luego reciban una subvención del Ejecutivo central (un 33% en Madrid y Valencia, un 24% en Barcelona, un 18% en Bilbao). La concesión administrativa, en realidad, sólo retrasa la financiación pública y la hace depender del número de billetes vendidos cada año, por lo que Gutiérrez reclama del Gobierno central un compromiso similar.

Esta aportación, según Obras Públicas, podría incluirse en la subvención anual al billete o podría servir para reducir directamente los costes de la empresa. Gutiérrez, en conferencia de prensa, recordó que en algunos casos, como la conexión del metro de Madrid con el Aeropuerto de Barajas, la aportación financiera del Estado llegó al 85%, con recursos del fondo de cohesión aportado por la UE.

La renuencia del Gobierno central a aportar fondos al metro de Sevilla fue también esgrimida por el presidente de la Sociedad Metro de Sevilla, Alejandro Rojas-Marcos, concejal andalucista en el Ayuntamiento de Sevilla, para justificar la decisión de ceder a empresas las obras y gestión de la línea 1. 'Hace un año, me reuní con [el ministro de Economía, Rodrigo] Rato y mostró buen ánimo para ayudarnos, pero [el secretario nacional del PP, Javier] Arenas se metió por medio y paró el respaldo financiero del Estado', aseguró ayer a este periódico Rojas-Marcos, informa Daniel Gil.

Rojas-Marcos eludió pronunciarse sobre la posibilidad de que Tussam, la empresa municipal de transportes de Sevilla, opte a la construcción y explotación de la línea 1. 'La elección de la empresa ganadora del concurso la hará, de acuerdo con Metro de Sevilla, la Administración más implicada económicamente, que es la Junta de Andalucía', dijo.

La Junta estudia extender el modelo de concesión administrativa para la construcción y gestión de las líneas 1 en Málaga y Granada. El concejal de Urbanismo de Málaga, Manuel Ramos (PP), admitió ayer que puede tratarse de una buena fórmula para agilizar la construcción del ansiado tranvía, proyecto por el que el Ayuntamiento suspira desde hace más de 10 años. Ramos matizó que se trataba de una opinión personal, pues al no haberse recibido aún una propuesta en firme, no ha sido estudiada ni por el equipo de gobierno ni por la dirección local del PP. 'Me gustaría que la Junta se comprometiera de verdad con Málaga y financiara las obras, pero reconozco que esta fórmula puede hacer posible una mayor agilidad y no hay que descartarla, en principio me parece bien', afirmó, informa Diego Narváez.

Por su parte, el Ayuntamiento de Granada, consideró 'correcto' que en la obra de construcción de la primera línea del metro se involucre una empresa privada. Antonio Cruz, alcalde en funciones, dijo ayer que el socio privado es un elemento que garantiza 'eficacia y disponibilidad económica', ya que deberá aportar una parte de la inversión inicial. Cruz explicó que en los últimos meses el Ayuntamiento ha tenido varios contactos con la Consejería de Obras Públicas. En todos ellos quedó claro cuál iba a ser la fórmula para construir el metro, informa Alejandro Víctor García.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de octubre de 2001