Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez ve 'indicios de delito' en Jesús Gil

Del Olmo concluye la instrucción del 'caso Atlético'

El proceso contra Jesús Gil, de 68 años, continúa su desarrollo y avanza un peldaño más. El juez Juan del Olmo ha cerrado la instrucción del sumario y abierto el juicio oral por 'sustentarse la pretensión acusatoria en indicios racionales de criminalidad que permiten atribuir los delitos objeto de acusación a las personas acusadas'. El caso pasará ahora a la Sala de lo Penal, que dará un plazo aproximado de un mes a las defensas para que presenten sus conclusiones provisionales.

Unos delitos, que en el caso del presidente del Atlético son los de apropiación indebida de 3.000 millones de pesetas, falsedad contable y otorgamiento de contratos simulados. Los mismos delitos se le imputan a su hijo Miguel Ángel, director general del Atlético, mientras que Enrique Cerezo será juzgado sólo por apropiación indebida y falsedad contable. Las penas que solicita el fiscal anticorrupción, Carlos Castresana, son de 17 años para Jesús Gil, de 10 años para su hijo y de seis años para Cerezo.

En el escrito presentado por el fiscal Castresana se dice que el presidente del Atlético, 'contando con la colaboración de Cerezo, se propuso sin pagar nada hacer suyo el patrimonio de la entidad deportiva, que pertenecía a los socios, y cuya administración se le había confiado'. El procedimiento, según Castresana, fue el de hacer engordar una deuda falsa del club con Gil entre 1987 y 1991 por valor de 1.986 millones de pesetas y después se reconoció esa deuda como fórmula de pago por el canje de acciones.

Gil recordó el pasado jueves que 'todos los accionistas personados en la acusación se han retirado y el caso está muerto'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de octubre de 2001