Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESTRENO

La Fura dels Baus huye de la teatralidad en 'Fausto 5.0'

La compañía estrena su recreación del mito de Goethe.

Lo que queremos es que la gente se entere de que Fausto 5.0 no es un muermazo', afirmó ayer en la presentación de la primera película de La Fura dels Baus Alex Ollé, uno de sus directores, preocupado de que su público no acuda a ver su versión del clásico mito de Fausto, de Goethe.

Aunque Ollé quiso dejar claro que defraudará a quienes esperen ver en la pantalla una obra radicalmente 'furera'. Fausto 5.0, que se estrena hoy y que versa sobre la materialización de los deseos, quiere ser más vanguardista en los contenidos que en el lenguaje y la estructura.

MÁS INFORMACIÓN

Los miembros de La Fura Alex Ollé y Carlos Padrissa forman un 'trío de hecho' en la dirección con Isidro Ortíz, proveniente de la publicidad. Convencidos de su recreación del mito, los tres contactaron con el cineasta Fernando León, quien dio forma al guión. 'Fue un proceso artesanal en el que surgieron fricciones, pero al final hemos hecho una película que nos satisface a todos', señaló Ollé.

Para el reparto, los cuatro optaron por 'actores no muy conocidos' que, sin embargo, de un tiempo a esta parte se han convertido en famosos. Miguel Ángel Solá (Fausto), actor en Sé quién eres, de Patricia Ferreira, y Plenilunio, de Imanol Uribe; y el genio que hace realidad sus deseos, Eduard Fernández (Santos), que se dio a conocer en Los lobos de Washington, de Mariano Barroso, y que ha ganado por este trabajo el galardón a la mejor interpretación en el Festival de Sitges. Junto a ellos, con un corto pero importante papel, está Najwa Nimri.

En La Fura se considera que Fausto 'es como una pastilla efervescente que no se disuelve nunca', y por ello con esta versión cinematográfica la compañía cierra su trilogía sobre el mito que inició en teatro con Fausto 3.0, y que siguió luego con la adaptación de La condenación de Fausto para la Ópera de Salzburgo.

Este Fausto no se sitúa ni en el espacio ni en el tiempo, y para ello han 'recurrido a la figuración multiétnica', dijo Ortiz, y en sus localizaciones -de ciudad enferma, gris y decadente- se ha huido de la Barcelona de la Sagrada Familia porque lo que querían era 'reflejar el estado anímico de Fausto', señaló el actor Eduard Fernández.

En diciembre se estrenará en Francfort el nuevo espectáculo de La Fura, XXX, de corte pornográfico y quién sabe si dentro de un tiempo la compañía se acerque por cuarta vez a Fausto. Por lo pronto, dijo Ollé entre risas, han dejado 'el final abierto porque nunca se sabe'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de octubre de 2001