Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enfrentamientos entre trabajadores de Izar y policías

La policía disolvió ayer una manifestación de los trabajadores del astillero de Izar en Sevilla. Varios trabajadores y policías sufrieron heridas leves y contusiones. Los 425 empleados de la plantilla y el personal dependiente de las empresas auxiliares, un millar cortaron el tráfico fluvial en la dársena del Guadalquivir, prendieron fuego a varios neumáticos, rompieron una de las compuertas y un cuadro de mandos en el sistema de apertura de la esclusa. Los manifestantes, además, prendieron fuego a una nave abandonada, cercana a la factoría. Las protestas culminaron con una carga policial ante las puertas del astillero, donde se había celebrado previamente una asamblea.

Los manifestantes aseguraron que, tras la carga policial, un trabajador con un golpe en un ojo tuvo que ser trasaladado al Hospital Virgen del Rocío, mientras que otros siete fueron atendidos de heridas leves en la clínica de la empresa. Por su parte, la Delegación de Gobierno informó de que tres agentes resultaron heridos con contusiones y quemaduras.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Sevilla, Manuel Fernández, afirmó a Efe que la protesta ha provocado daños 'millonarios' y criticó la 'lentitud' en dar la orden de la intervención policial tras seis horas de corte fluvial. El secretario provincial de CC OO, Rafael Fernández Serra, aseguró que los trabajadores fueron acorralados y se vieron obligados a responder con violencia, mientras que el secretario regional del metal de UGT, Ricardo Jiménez, negó que los manifestantes provocaran la carga con lanzamiento de tornillos y cohetes, como sostiene la Delegación.

En Cádiz, el puente José León de Carranza -uno de los dos únicos accesos a la capital gaditana- se ha convertido en el escenario, cada vez más habitual, de las protestas de los trabajadores de astilleros Izar de Puerto real y Cádiz. El delegado de Empleo y Desarrollo Tecnológico de la Junta de Andalucía en Cádiz, Agustín Barberá, afirmó que existen 'razones' para estas reivindicaciones ante la actitud de Izar en la negociación del convenio colectivo y al no presentar el plan industrial. Con todo, no acepta los actos vandálicos, mediante barricadas ardiendo o el derribo de farolas.

El secretario de la Confederación de Empresarios de Cádiz, Javier Sánchez, lamentó que 'el daño que se hace es infinitamente mayor al bien persiguido'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2001