_
_
_
_
_
Tribuna:FÚTBOL | Las consecuencias de la presión
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El estrés en el deporte

El estrés es un concepto muy popularizado sobre el que todavía existe una gran controversia. Decimos que una persona está sometida a una situación de estrés cuando ha de hacer frente a demandas ambientales que sobrepasan sus recursos, de manera que el sujeto percibe que no puede darles una respuesta efectiva, lo que provoca un aumento de la activación del organismo.

Sin embargo, el estrés no siempre es algo nocivo, ya que en muchas ocasiones la respuesta de estrés pone a disposición de la persona una cantidad de recursos excepcionales, propiciando una mejor percepción de la situación, una mejor búsqueda de soluciones y una mejor selección de respuestas para hacer frente a la situación que lo ha provocado.

Más información
El final de un tabú
Iván Campo se levanta del diván

No podemos imaginarnos a un deportista en los momentos previos a una competición importante sin emitir alguna respuesta de estrés, pero las consecuencias de esta respuesta dependerán de si resulta excesivamente frecuente, intensa o duradera.

En el ámbito del deporte de competición las exigencias son cada vez más grandes y los deportistas han de responder a múltiples demandas y la mayoría lo hace con éxito. Sin embargo, cuando el deportista valora que estas demandas gravan o exceden los propios recursos surge ese exceso de activación que es responsable de la desorganizacion del comportamiento. Es en este momento cuando nos referimos al estrés como un trastorno psicológico no deseado, que puede manifestarse en forma de agotamiento, depresión o ansiedad y que puede dificultar la utilización de habilidades que un deportista ha adquirido después de muchas horas y años de práctica.

En el ámbito del deporte, como en cualquier ámbito, el apoyo social constituye un recurso social de afrontamiento que implica la presencia de relaciones humanas adecuadas. Nadie duda de la importancia que puede tener para un deportista contar con el apoyo de entrenadores, directivos, compañeros, amigos y seguidores y, ¿por qué no?, de la prensa, ya que todos ellos pueden reducir el impacto del estrés ayudando al deportista a controlar los momentos más difíciles. Sin embargo, cuando hablamos de la ansiedad que manifiesta un deportista como consecuencia de un proceso de estrés, es importante señalar que se trata de un trastorno que requiere un tratamiento psicológico muy especialidado, que debe ser realizado por expertos y requiere tiempo.

Muchas veces, por las exigencias del propio deporte, tratamos de buscar soluciones rápidas, que resulten más bien mágicas. Y cuando, sobre todo estos días, se habla de la figura del psicólogo dentro del mundo del deporte mucha gente se pregunta para qué sirve un psicólogo cuando la demanda sigue siendo que demos una solución (receta) rápida y éxitosa.

En general, a pesar de que muchas veces nos encontramos con situaciones no deseadas a las que hay que dar una respuesta rápida y eficiente, una de las tareas más importante dentro del deporte es precisamente la labor preventiva, detectando los primeros síntomas de que algo puede no ir del todo bien e impidiendo la aparición de problemas más graves estableciendo patrones más adecuados de respuesta.

Ahora bien, cuando la situación de estrés ya se ha producido, el estrés se puede manejar de diferentes formas y existen diversas técnicas que se utilizarán dependiendo de la situación, el deporte concreto y el tipo de deportista. No podemos simplificar y referirnos a una técnica específica, ya que para elegir un procedimiento de intervención, como en cualquier otra área, es imprescindible evaluar detenidamente el problema que presenta el deportista, el proceso que lo ha generado, y todo ello requiere un tiempo.

Iciar Eraña de Castro pertenece al departamento de Psicología y Pedagogía de la Universidad Europea de Madrid.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_