Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DEBATE

Plenamente asumible

Posición oficial del Consell

Los valencianos arrastran una hipoteca conjunta que ronda el billón de pesetas. La deuda pública de la Generalitat Valenciana se ha duplicado en los últimos cinco años. La economía ha crecido a un ritmo del 4%, un índice muy considerable que, sin embargo, palidece en relación con el aumento de la deuda: la hipoteca, en vez de reducirse poco a poco, ha crecido en torno a un 16% anual. El Consell sostiene que ha invertido mucho para paliar las carencias en infraestructuras que arrastraba la Comunidad Valenciana. Pero cientos de colegios públicos, por ejemplo, todavía están por construir. Y por pagar. Surge una cuestión: ¿Es complicada la situación financiera de la Generalitat?

'El nivel de endeudamiento de nuestra comunidad es perfectamente razonable y sostenible. Hoy destinamos a pagar la deuda y los intereses el 4,6% de nuestros ingresos, lo que constituye un esfuerzo presupuestario plenamente asumible.

Gracias a una política presupuestaria basada en la contención del gasto corriente, nuestra inversión acumulada ha crecido desde 1996 en términos mucho mayores que nuestro endeudamiento, que se ha destinado únicamente a financiar inversiones imprescindibles. Conviene recordar, asimismo, que está a punto de entrar en vigor un nuevo sistema de financiación autonómica, que se traducirá en un sustancial incremento de recursos para nuestra comunidad, y que sigue fielmente las pautas de la propuesta que nosotros hemos venido formulando desde 1999.

Cualquier comparación de nuestra propuesta de 1999, cuya denominación -por cierto- yo no acuñé, con el acuerdo finalmente resultante, hace innecesario que nos detengamos en resaltar nuestro éxito. Una de las batallas políticas más importantes en el ámbito nacional y en el ámbito del autogobierno se ha saldado con un gran triunfo para la Comunidad Valenciana.

Vamos a incrementar nuestra financiación en más de 300.000 millones de pesetas en los próximos cinco años, cifra que puede crecer todavía más en función del dinamismo económico de nuestra comunidad. Como sus señorías saben, el nuevo modelo beneficia claramente a las comunidades prósperas como la nuestra. Pues hace depender los recursos financieros de figuras tributarias estrechamente ligadas a la actividad económica, como el IVA o los impuestos especiales, y que harán participar también en nuestra financiación a la población de hecho, lo que es especialmente importante en comunidades turísticas como la nuestra. Luego no sólo hemos realizado una buena gestión presupuestaria, sino que nos hemos encargado, también, de corregir la deficient de financiación que nos encontramos. Por ello, reitero que la deuda no es hoy un motivo de preocupación. Tenemos un mejor horizonte financiero de futuro, que está avalado además por la excelente situación de nuestra economía'.

El texto anterior es un extracto de la intervención del presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, ante las Cortes con motivo del debate de política general celebrado el pasado 13 de septiembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de octubre de 2001