La ampliación de la Clínica Benidorm se hizo sin informes técnicos

El Ayuntamiento de Benidorm, presidido por el popular Vicente Pérez Devesa, autorizó el 18 de junio el proyecto básico para la ampliación de los quirófanos de la Clínica Benidorm, pero lo hizo sin los pertinentes informes técnicos ni jurídicos, que en aquel momento no se encontraban sobre la mesa de la comisión que dio el visto bueno al proyecto. El propio edil de Urbanismo, Antonio Botella, admitió que el trámite fue irregular, ya que según las normas urbanísticas la clínica no se puede ampliar.

Los responsables del hospital, conscientes de que con la nueva obra invadirían el espacio de retranqueo con la urbanización lindante, Torre Don Benito, contactaron con la comunidad de propietarios para ofrecerles una serie de contraprestaciones para que no denunciaran ni se quejaran, según denunció el edil socialista Jacinto Gallego.

Ayer, tras conocer que Sanidad también ha dado su visto bueno a la ampliación de la clínica, la secretaria de Sanidad en la Ejecutiva del PSPV y concejal en Benidorm, Encarna Llinares, acusó a la consejería de 'trato de favor' y de 'actitud discriminatoria', por permitir las obras en el centro. La edil precisó que lo que los socialistas reclaman es la construcción del segundo hospital público en la comarca ya que 'es una prioridad'.

Desde el PSPV, además, se critica al PP o bien su 'falta de control', al autorizar la ampliación sin darse cuenta que ya se había ejecutado, 'o lo que es peor', según su portavoz adjunto en las Cortes, Andrés Perelló, 'que ha habido un trato de favor con la empresa de unos amigos del presidente', Eduardo Zaplana. Perelló lamentó que el presidente 'socialice el cariño a sus amigos desde la administración y en perjuicio de una empresa'. Y añadió que el PP 'se califica de liberal y de estar a favor de la libre competencia... pero sólo cuando no molesta a los amigos de Zaplana'.

Perelló también apunto que el PSPV abordará en el Debate sobre el Estado de la Comunidad, además del tema sanitario, el de los problemas de abastecimiento de energía. Perelló explicó que 'la foto del verano ha sido la de los apagones al tiempo que el PP posaba con las eléctricas' y que éste problema ha causado grandes pérdidas a los comerciantes y empresarios. Por eso pedirá que la Generalitat asuma las competencias sancionadoras en materia de transporte y suministro eléctrico y aplique multas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS