Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tribunal de Kosovo sentencia que no hubo genocidio

La 'campaña sistemática de terror, que comprende asesinatos, violaciones, incendios premeditados y graves casos de malos tratos', no fue un genocidio. Así sentenció en Pristina el Tribunal Supremo de Kosovo, formado por dos jueces internacionales y un tercero albanés. El tribunal emite sentencias bajo la jurisdicción de la ONU, que administra la provincia serbia desde el acuerdo de paz de Kumanovo de junio de 1999.

Considera el tribunal que los delitos cometidos contra la población albanokosovar pueden considerarse tipificados como crímenes contra la humanidad y de guerra, pero 'los excesos cometidos por el régimen de Milosevic no pueden ser calificados como actos criminales de genocidio, puesto que su intención no era la destrucción del grupo étnico albanés, sino forzarlo a marcharse de Kosovo'.

La sentencia se ocupa de los crímenes de guerra del régimen de Milosevic de forma indirecta al juzgar en apelación el caso del serbio Miroslav Vuckovic, a quien un tribunal de la ciudad de Mitrovica, al norte de Kosovo, había condenado en primera instancia a 14 años de cárcel por genocidio.

La sentencia de Pristina, emitida por un tribunal bajo el control de la ONU, se produce pocos días después del anuncio por parte de la fiscal del Tribunal Internacional de La Haya para crímenes de guerra cometidos en la antigua Yugoslavia (TPIY), Carla del Ponte, de que va a ampliar la acusación contra Milosevic por genocidio cometido durante las guerras de Croacia y Bosnia. El TPIY ha designado a tres abogados, un británico, un holandés y un serbio, con el encargo de velar por la limpieza del juicio contra Milosevic. No se trata de defensores de oficio, sino de algo que se define como 'amigos del tribunal'. A través de uno de sus abogados de confianza en Belgrado, Zdenko Tomanovic, Milosevic se ha apresurado a dejar claro que 'no reconoce a esos amigos del tribunal y rechazará todo contacto con ellos'. Según Tomanovic, Milosevic advierte a esos tres abogados sobre 'la responsabilidad moral en que incurren al hacerse cómplices de un proceso montado y de las represalias contra el líder de un pueblo que se enfrentó a la OTAN'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de septiembre de 2001