Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidas y expulsadas 18 prostitutas de la Rambla

El Ayuntamiento de Barcelona respalda la operación, pero advierte que el problema persiste

El aumento de la prostitución en La Rambla de Barcelona ha acabado teniendo una respuesta policial. 18 mujeres nigerianas que se prostituían en esta zona de Barcelona desde hacía varios meses fueron detenidas la semana pasada al no poder acreditar su residencia legal en España. Su expulsión fue casi inmediata. La operación asustó a las más de 40 prostitutas extranjeras que trabajaban en la zona, por lo que han abandonado el área. El Ayuntamiento apoya la actuación de la policía, pero cree las prostitutas regresarán a La Rambla pasado un tiempo prudencial.

La situación se había vuelto insostenible: los vecinos se quejaban, la imagen de La Rambla se resentía y la situación sanitaria empezaba a preocupar seriamente. La prostitución en la parte baja de este paseo barcelonés había aumentado de forma espectacular en los últimos meses. La llegada de decenas de chicas nigerianas, guineanas y sierraleonesas había cambiado el perfil de la prostitución de esta zona y también los métodos para atraer a clientes.

Las nuevas prostitutas, mucho más jóvenes que las que tradicionalmente han trabajado en La Rambla, no esperaban a los clientes en los portales de los edificios, sino en plena zona peatonal. Además, intentaban hacerse visibles dirigiéndose directamente a los hombres que pasaban por allí, lo cual había producido más de un enfrentamiento entre el nuevo grupo y las prostitutas ya habituales en el lugar.

La policía decidió actuar el lunes de la semana pasada. Aunque la Guardia Urbana y los Mossos d'Esquadra estaban controlando la situación desde hacía meses, las detenciones fueron llevadas a cabo por agentes del Cuerpo Nacional de Policía, que retuvieron a 18 mujeres en una sola noche. Fuentes del cuerpo policial aclararon ayer que las detenciones 'no se realizaron para acabar con la prostitución [actividad que no constituye delito], sino porque las mujeres no tenían la documentación en regla'.

Después de su detención, las inmigrantes fueron trasladadas a la comisaría, donde fueron identificadas. Desde allí fueron ingresadas en el Centro de Internamiento de La Verneda, donde se aceleraron los trámites para su expulsión. Fuentes de la Delegación del Gobierno informaron ayer de que las nigerianas ya han sido repatriadas, una operación que se habría llevado a cabo el pasado jueves.

La operación policial efectuada en La Rambla ha atemorizado a la mayor parte de prostitutas extranjeras que trabajaban allí. El aumento de la presión policial ha comportado que en los últimos días sea mucho más difícil encontrar a estas mujeres en los lugares habituales.

¿Se ha solucionado el conflicto? El Ayuntamiento cree que no, aunque tampoco ha criticado la actuación de la policía. Fuentes del área de Vía Pública del consistorio afirmaron ayer: 'El problema sólo se ha solucionado en parte. Cuando la presión policial disminuya, lo más probable es que las prostitutas vuelvan a La Rambla'. Cuando esto ocurra, el Ayuntamiento continuará realizando el informe que inició en junio sobre la situación social, económica y sanitaria de las nuevas prostitutas. La alarma se disparó cuando los Mossos d'Esquadra descubrieron que algunas de estas chicas eran menores de edad.

Uno de los problemas que ha tenido la policía para repatriar a las mujeres ha sido averiguar su nacionalidad. La mayor parte de ellas afirmaba que eran de Sierra Leona, país en guerra y con el que España no tiene convenio de repatriación. Sin embargo, la policía ha dictaminado que realmente procedían de Nigeria, Estado que sí tiene firmado un convenio con España.

Cada vez son más los subsaharianos que intentan evitar su expulsión alegando ser de Sierra Leona. Se presentan en el consulado de este país, que les entrega una carta que acredita que no los puede documentar. Este papel es el paso previo para obtener la cédula de inscripción, un documento de residencia provisional. Para averiguar la procedencia real de los subsaharianos, la Delegación del Gobierno realiza desde mayo exámenes de idioma y conocimientos sobre Sierra Leona.

El pasado martes, miembros de esta comunidad, junto a un representante de la Delegación del Gobierno, entrevistaron desde las 9.00 hasta las 14.00 a unos 35 subsaharianos. 'Esperábamos a 76 africanos, pero se presentó la mitad. De ellos, solamente cuatro eran de Sierra Leona', aseguró Abuba Karr, secretario de una asociación que se autoproclama representante del Gobierno sierraleonés. Los africanos que no aprobaron el examen tienen un plazo máximo de 15 días para presentar otras pruebas. Si no lo consiguen, son expulsados

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de septiembre de 2001