Amedo y Domínguez declaran como imputados sobre la muerte de un etarra

Los ex policías José Amedo, Francisco Álvarez, Miguel Planchuelo y Michel Domínguez y el ex gobernador Julián Sancristóbal, que fueron condenados por el secuestro de Segundo Marey, declararon ayer como imputados ante el juez Garzón por su posible participación en el asesinato del etarra Mikel Goikoetxea, Txapela, el 28 de diciembre de 1983.

El sumario había sido archivado en febrero de 1999, pero la Audiencia admitió un recurso de la acusación por entender que debía investigarse por qué los imputados habían reivindicado el asesinato cuatro horas después de que se cometiese si la policía francesa no informó de los hechos a la española hasta dos días después.

Francisco Álvarez declaró que recibió instrucciones del ministro del Interior o del secretario de Estado para que efectuase una campaña de intoxicación y reivindicase todos los atentados contra etarras que se producían en el sur de Francia, pero que no recordaba el concreto atentado contra Txapela. Ninguno de los imputados recordó la reivindicación, si bien Domínguez ratificó la declaración que prestó en 1994 en la que reconocía que recibió de Álvarez una nota escrita por Sancristóbal, que la tradujo al francés y la leyó desde una cabina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de septiembre de 2001.

Lo más visto en...

Top 50