Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Campeonato de Europa | BALONCESTO

España atisba los cuartos de final

La selección hizo valer su calidad ante la dureza demostrada por Letonia

La selección española encarriló su pase a los cuartos de final después del exigente ejercicio táctico y físico que requirió su segundo partido en el Europeo. Lo resolvió con una solvencia que redujo a Letonia a las cenizas bastante antes de que concluyera el tercer cuarto con 23 puntos de diferencia (80-57).

El grupo de Imbroda superó la estresante oposición de Letonia, que explotó al máximo la dureza de sus pívots, Kambala y Helmanis, y de una defensa que formó durante muchas fases en una zona en la que cada uno de sus integrantes se constituyó en una roca y un pulpo a la vez. El equipo español tuvo que trabajar con intensidad especial para ajustar la defensa sobre Helmanis, que dejó su posición natural bajo el aro para aprovechar su inspiración en los lanzamientos triples (concluyó con 6 de 8 intentos). Era el hombre al que tenía que marcar Gasol y, si el pívot español abandonaba su zona bajo el aro, los letones encontraban allí un hueco fácil de explotar. España tardó en encontrar los mecanismos para resolver el desajuste y pasó algunos momentos de incertidumbre en un primer cuarto en el que llegó a perder por cuatro puntos y que finalizó con un ajustado 23-21.

Pero lo mejor del grupo español está siendo por ahora la facilidad con la que cada uno de sus jugadores es capaz de anotar mientras se ajustan las piezas en la defensa. El propio Gasol no se descompuso a pesar de que Helmanis anotó una serie de triples de manera impune. El líder del equipo esperó su oportunidad y, poco a poco, fue entrando en calor o, lo que es lo mismo, haciendo de todo: rebotes, puntos, mates, subir el balón...

Y eso, mientras que sus compañeros cumplieron con su cometido con rachas ayer tan primorosas como la de Paraíso, de nuevo de lo más fiable ante el aro en el primer cuarto, o la de Alfonso Reyes, que, después de tenérselas tiesas con el musculoso Kambala y de una ración de banquillo, aprovechó su ocasión en el tercer cuarto, en el que capitaneó la escapada española en el marcador con 13 puntos de producción propia. Después de aquello únicamente restó un ejercicio de contención frente a la serie de golpes que se dedicaron a repartir los letones para frenar las rápidas transiciones españolas y para que Felipe Reyes y Vázquez aprovecharan su oportunidad. Y así lo hicieron.La jornada concluyó de manera inmejorable para España, que, una vez hechas las cuentas, puede afrontar hoy el tercer partido ante Turquía con pocas exigencias. En el caso de que Eslovenia, que ayer venció al equipo anfitrión, gane hoy también a Letonia, España tendría asegurado el primer puesto, que da el pase directo a los cuartos de final, incluso en el caso de que perdiera por una diferencia de 18 puntos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de septiembre de 2001