Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un gobernante democrático que lideró la lucha contra Suharto

Abdurrahman Wahid, primer gobernante democráticamente elegido de Indonesia, puede estar viviendo sus últimas horas como presidente del cuarto país más poblado del mundo, con 210 millones de habitantes. Nacido en el seno de una familia profundamente religiosa de la isla de Java, el veterano líder musulmán, de 60 años y casi ciego, dirigió durante 15 años la organización religiosa islámica Nahdlatul Ulma, con 40 millones de fieles.

Sus ideas progresistas, su oposición al régimen brutal del general Suharto y su capacidad intelectual le convirtieron en la esperanza de muchos indonesios cuando llegó a la presidencia, en octubre de 1999, pese a que su partido fue sólo el cuarto más votado en las elecciones generales. A pesar de sus limitaciones físicas, con problemas de movimiento debido a dos embolias, Wahid logró ganarse la confianza de los demás partidos y arrebatarle la presidencia a Megawati Sukarnoputri, cuyo partido ganó las elecciones.

No obstante, su incapacidad para cumplir las promesas de consolidar la democracia, luchar contra la corrupción y solucionar los conflictos regionales se ha convertido en una espada de doble filo que ahora esgrime la Asamblea Legislativa Popular para destituirlo.

La principal aspirante a sustituirle es precisamente Megawati Sukarnoputri, vicepresidenta y rival política de Wahid. Megawati es hija de Sukarno, héroe nacional y fundador de la Indonesia independiente, derrocado por Suharto en 1967. Megawati, de 54 años, es la única candidata con el respaldo político y social suficiente para dirigir la nación.

Sus detractores la acusan de 'simple', de carecer de visión política y de ocultar sus limitaciones en discursos populistas. En 1998 fundó el Partido Democrático de Indonesia para la Lucha (PDI-L), que al año siguiente venció abrumadoramente en las elecciones generales. Sin embargo, el hecho de ser mujer en un país mayoritariamente musulmán le impidió llegar a la presidencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de julio de 2001