Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una nube tóxica en Banyoles obliga a confinar en sus casas a los vecinos

La actuación precipitada de un trabajador al intentar controlar una fuga de ácido sulfúrico en la fábrica Miquel Juncà, SA, de Banyoles (Pla de l'Estany), causó ayer por la mañana una nube tóxica y la consiguiente activación del Plan de Protección Civil por parte de la Generalitat. Como medida preventiva, los vecinos de la zona afectada fueron requeridos para que no salieran a la calle y cerraran todas las ventanas y puertas de sus casas. Afortunadamente, la nube se disolvió rápidamente en el aire y los propios operarios de la fábrica pudieron controlar la situación trasladando los 13.000 litros de ácido sulfúrico del depósito averiado a otros depósitos internos al complejo industrial.

El accidente se produjo ayer alrededor de las diez de la mañana, cuando unos operarios de la empresa Miquel Juncà se percataron de que el depósito de ácido sulfúrico que hay en la fábrica sufría pérdidas por una de las juntas que permiten la canalización de este líquido altamente tóxico y corrosivo. Según la empresa, traicionado por los nervios, uno de los trabajadores cometió el error de intentar controlar el derrame de ácido sulfúrico echándole agua con una manguera, lo cual originó la reacción química que levantó una nube tóxica sobre la fábrica y la calle.

La dirección de la empresa informó del incidente al servicio de Emergencias de la Generalitat, y éste a su vez puso en marcha el Plan de Protección Civil. Los primeros cuerpos involucrados en el plan activado que llegaron a la fábrica siniestrada fueron la Policía Local, los Mossos d'Esquadra y los bomberos del parque de Banyoles. Los mossos se encargaron de impedir el paso de vehículos y personas por las tres calles colindantes de la fábrica.

Falta de equipo

La Policía Municipal alertó, casa por casa, a los vecinos de estas calles del peligro de la situación y les pidió que no salieran al exterior y mantuvieran cerradas las puertas y ventanas de sus casas. Los policías locales iban poco equipados para hacer frente a una situación de emergencia como ésta y algunos de ellos tuvieron que acudir a talleres industriales de la zona para procurarse máscaras a fin de no respirar el aire contaminado.

Poco después empezaron a llegar los restantes coches de bomberos convocados por el plan de emergencia. En total, la dotación movilizada fue hasta de 12 efectivos. No obstante, su intervención no fue necesaria porque la nube tóxica ya se había disuelto casi completamente en el aire y los propios trabajadores de la empresa habían conseguido trasladar los 13.000 litros que contenía el depósito averiado a otros depósitos de la fábrica preparados para situaciones de riesgo como la que ayer se produjo. El Plan de Emergencia fue desactivado totalmente a las 13.30 horas. El Departamento de Industria de la Generalitat ha abierto un expediente informativo para determinar las causas de la fuga de ácido sulfúrico que originó la nube tóxica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de julio de 2001