Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Álex de la Iglesia renuncia a dirigir 'Fumanchú' por falta de acuerdo en el presupuesto

El director crea su propia productora para rodar su próxima película, 'Ochocientas balas'

Han sido más de tres años de trabajo, muchos tratamientos de guión, viajes de localización por Shanghai y Hong Kong, conversaciones afianzadas con Antonio Banderas y contactos con grandes nombres del cine internacional como Dustin Hoffman o Robert de Niro. Y el sueño de Álex de la Iglesia, realizar un gran proyecto cinematográfico desde España, se ha venido abajo. 'He decidido desvincularme de Fumanchú ante la falta de garantías en el presupuesto', afirmó ayer el realizador bilbaíno en su casa de Madrid.

La decisión le ha costado noches sin dormir y muchos nervios, pero ahora Álex de la Iglesia se muestra relajado y tranquilo, consciente de que, como realizador, ha tomado el camino correcto. 'La película estaba concebida como una película cara, de no menos de 20 millones de dólares, y la última propuesta de Andrés Vicente Gómez ha sido rebajar el presupuesto a la mitad, por lo que considero que en estas condiciones es mejor no hacerla', explicó el realizador, que no parece dispuesto a esperar más tiempo a que Lola Films consiga financiación. 'Fumanchú necesita dedicación plena. Es una película que empieza en el Vaticano vendiendo un corazón al Papa, pasa luego por Nueva York y luego por Shanghai, y considero que no es posible hacerla en otras condiciones', añadió De la Iglesia. 'Además, quiero rodar ya', afirmó contundente.

La desvinculación de Álex de la Iglesia con la producción de Fumanchú es total. El guión, escrito por el propio realizador, Jorge Guerricaechevarría y el norteamericano David Newman, autor de títulos como Bonnie and Clyde o Superman, es ya propiedad de la productora.

La unión laboral De la Iglesia y Gómez ha sido larga y fructífera. El productor de Lola Films ha realizado con el director cuatro de sus cinco largometrajes. Sólo el primero, Acción mutante, fue producido por El Deseo, de Almodóvar. Los cuatro restantes, El día de la bestia, Perdita Durango, Muertos de risa y La comunidad, han sido producidos por Lola Films. 'Mi relación con Andrés ha sido muy buena a nivel laboral', afirmó ayer el realizador, pero 'estoy muy quemado por el sufrimiento de trabajar en un proyecto que no sale'.

Pánico Films

No niega que le hubiera gustado mucho dirigir Fumanchú, pero Álex de la Iglesia está más que decidido a mirar hacia adelante, y ha creado una productora, Pánico Films. 'El nombre viene motivado por dos razones, porque voy a producir mi propia película y voy a ser padre', confesó. Todo al mismo tiempo. Una niña, que se llamará Rebeca y que nacerá en noviembre, y una película que se titulará Ochocientas balas, y que rodará en Almería en enero de 2002, con un presupuesto de 800 millones de pesetas. La intención del director es producir la película él solo, aunque se muestra dispuesto a recibir ofertas. Ha iniciado conversaciones con televisiones y distribuidoras y, de momento, disfruta de su faceta 'no vocacional' de productor.

Ochocientas balas, con guión propio y de Guerricaechevarría, narra en el momento actual la vida de los especialistas de cine que trabajaron en los spaghetti-western en Almería en los años sesenta. Mezcla de comedia y drama, el filme cuenta la tragedia de toda aquella gente que vivió sus momentos de esplendor en tierras almerienses, en el que todos fueron chinos en 55 días en Pekín, todos fueron el doble de Clint Eastwood y ahora viven del recuerdo de aquella época, encerrados en decorados de poblado del Oeste que se desmoronan y abocados a tirarse desde una ventana para que les vean los turistas alemanes. La historia la cuenta un niño que busca a un abuelo que no conoce y descubre su trabajo pasado en el cine. El abuelo será Sancho Gracia, un alcohólico terminal que guarda como tesoro un trozo de tela que afirma es un poncho de Clint Eastwood, y la madre del niño, Carmen Maura, una mujer despiadada con razones para serlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de julio de 2001