Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Málaga admite 'errores' en sus pagos por zonas verdes

El PSOE pide que se constituya una comisión de investigación

La concejal de Medio Ambiente, Carolina España, reconoció que en enero pasado la Intervención municipal requirió que las certificaciones de las empresas se acompañaran de informes técnicos 'aclaratorios' al detectar que se pasaban para el cobro algunos elementos no incluidos en el pliego de condiciones del concurso por el que se adjudicó el servicio hace un año. La edil admitió que desde entonces existe 'mayor control' en el servicio, pero que su departamento o ha decidido realizar estas revisiones a 'iniciativa propia para dejar limpio el nombre de Parques y Jardines'.

Aunque mostró su convencimiento de que los 'errores' son 'meramente técnicos' y no han supuesto perjuicio económico para el consistorio, recordó que en las certificaciones consta como garantía que los pagos se realizan 'a buena cuenta sujetos a fiscalización posterior'.

Los principales fallos detectados se refieren a la medición de las superficies de las zonas verdes, y a la catalogación de las mismas, criterios en los que se basa el sistema de baremación. Hay hasta cuatro tipos de jardines, según su contenido, con distintos costes de mantenimiento. La mayoría pertenecen a los tipos A y B, cuyos precios de mantenimiento están fijados en 19,87 y 55,64 pesetas por metro cuadrado, respectivamente.

El PSOE ya denunció hace un mes que las empresas estaban inflando la extensión de algunas zonas verdes y que incluso certificaban del tipo B algunas que 'claramente' pertenecen al A. Ayer amplió su denuncia con nuevos datos obtenidos de las certificaciones correspondientes a los meses de enero y febrero, cuando según la concejal de Medio Ambiente se estrechó el control, en las que se constatan que un buen número de jardines aparecen ya con menos superficie a la que constaban en meses anteriores, e incluso que se han pasado al tipo más bajo algunas que s venían facturando como clase B. Según estos datos el Ayuntamiento pagó entre junio y diciembre de 2000 por el mantenimiento de 206.238 metros cuadrados de jardines que no existen en realidad (unos ocho millones de pesetas). Además, desde enero las empresas certifican como tipo A más de 13.000 metros cuadrados que hasta entonces certificaban en el superior. Según el PSOE se han pagado además indebidamente cuatro millones de pesetas por trabajos de desbroce y 50 millones por tratamiento fitosanitario cuando sólo correspondían 7,5 millones según el pliego de condiciones.

El portavoz socialista, Francisco Oliva, criticó ayer el 'desbarajuste total' existente en el área de Medio Ambiente, donde dijo que 'se certifica todo lo que se le pone por delante', y cuestionó que el Ayuntamiento recurra a una consultora externa para poner orden. 'Es sangrante porque el equipo de gobierno reconoce que no se fía de sus estructuras de control', dijo. También acusó a las empresas adjudicatarias de actuar con 'mala fe'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de junio de 2001