Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maragall vuelve a tropezar en su 'cara a cara' con el presidente catalán

El jefe de la oposición socialista en el Parlament, Pasqual Maragall, sufrió ayer un nuevo tropiezo en un cara a cara parlamentario con el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol. El líder socialista consumió toda su intervención leyendo titulares de prensa que a su juicio demostraban los 'zigzagueos' de Pujol. No le quedó tiempo para nada más y dejó que su rival pudiera explayarse tranquilamente contando los supuestos logros de su Gobierno.

Paradójicamente, la sesión de control al Gobierno se está convirtiendo en los últimos meses casi en una comisión de evaluación del candidato de la oposición, del que Maragall no ha salido demasiado bien parado. Ayer, ninguno de los diputados socialistas consultados por este diario quiso expresar públicamente su opinión sobre el debate, pero las caras de decepción eran evidentes.

Maragall dedicó todo su tiempo a leer íntegramente una docena de titulares de prensa, en su mayoría extraídos del diario Avui y de La Vanguardia, y preguntó a Pujol cómo pensaba arreglar una situación tan 'desconcertante'. Éste le respondió que no hacía política a partir de la prensa, sino de su programa, y leyó también un titular sobre Maragall que los socialistas consideraron 'inexacto'.

Cuando el aspirante socialista quiso volver a intervenir, casi se le había acabado el tiempo que había consumido en leer titulares. Sólo pudo decir: 'Las noticias demuestran que lleva una línea en zigzag'. Nada más. Ante la falta de nuevos argumentos, el presidente de la Generalitat pudo exponer tranquilamente los supuestos logros de su Gobierno ante las miradas atónitas en los bancos socialistas y las sonrisas indisimuladas en los de CiU y el PP.

En la sesión de control de ayer, Pujol también descartó, a preguntas del presidente del grupo de Iniciativa, Rafael Ribó, que exista un 'pacto secreto' entre su formación y el PP. No obstante, no ocultó su intención de seguir con las mismas alianzas, si bien precisó que no tiene la intención de sellar un 'pacto global' con el Partido Popular.

Por su parte, el secretario general de Esquerra Republicana, Josep Lluís Carod, reprochó al Gobierno de Jordi Pujol las renuncias que está haciendo en el proceso de negociación del nuevo sistema de financiación autonómica. '¿Por qué se empeña en pactar con quien tiene el grifo si éste no quiere abrirlo y además el agua es nuestra?', preguntó Carod utilizando la misma metáfora que Pujol empleó en la última sesión de control. El presidente catalán se mostró convencido de que el nuevo sistema supondrá un progreso y dijo que no se conocerán los detalles hasta finales de julio o principios de septiembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de junio de 2001