Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ayuntamiento y Generalitat pactan unificar la red de centros de enseñanza

El consorcio previsto en la Carta Municipal empezará a actuar en otoño

El Consorcio de Educación, previsto en la Carta Municipal de Barcelona, entrará en funcionamiento en septiembre. El Gobierno catalán y el Ayuntamiento alcanzaron ayer un acuerdo sobre el estatuto que regirá el organismo. El pacto permitirá unificar las dos redes de centros de enseñanza obligatoria que hay en la ciudad (la de la Generalitat y la municipal) y atribuye al municipio la gestión de los centros públicos y la planificación y programación de todo el sistema de enseñanza, incluidos los centros concertados.

La comisión mixta Ayuntamiento-Generalitat alcanzó ayer un acuerdo sobre el Consorcio de Educación. Los próximos pasos son la ratificción del pacto por parte del Consell Executiu de la Generalitat y por el plenario municipal. Ambos trámites pueden estar superados en el próximo mes de julio, de forma que el consorcio entre en funcionamiento en septiembre.

Entre las funciones del consorcio está la gestión de toda la red de centros públicos de enseñanza, tanto infantil como primaria y secundaria.

En estos momentos, la red municipal de enseñanza dispone de 39 centros para niños de hasta tres años, 13 colegios de educación primaria (entre 3 y 12 años) y nueve institutos de secundaria. El Gobierno catalán, por su parte, dispone de 5 centros de infantil, 150 de educación primaria y 68 institutos de secundaria.

A estos centros hay que añadir otros 15 para niños de hasta tres años que el Ayuntamiento de Barcelona ya tenía previsto que entraran en funcionamiento en el próximo curso y que se sumarán a la red global de educación infantil.

Además de la gestión de la red de centros públicos, lo que exigirá un periodo de adaptación que fuentes municipales cifraron en cinco años, el consorcio asumirá también la planificación y la programación de la totalidad del sistema educativo obligatorio, incluidas las escuelas concertadas. Esto supondrá que el consorcio asumirá la elaboración del Mapa Escolar, de forma que pueda definir con precisión las nuevas necesidades de escolarización en la ciudad.

'La revisión del mapa escolar', explicó la concejal de Educación, Marina Subirats, 'tiene que permitirnos trabajar para evitar el desajuste entre la oferta y la demanda por motivos demográficos'. Subirats precisó que también se estudiará una 'reforma de los centros de recursos pedagógicos' destinados a permitir la adaptación del profesorado a las nuevas necesidades de la población escolar.

El consorcio será también el encargado de organizar y supervisar el proceso de matriculación tanto en los centros de la red pública como en las escuelas que tengan un concierto y por ello ofrezcan la enseñanza obligatoria gratuita. Fuentes municipales afirmaron ayer que esta tarea tiene carácter prioritario. El consorcio asume también la gestión de los comedores y del transporte escolares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de junio de 2001