_
_
_
_
Reportaje:

Clases para reiniciar la vida

El Instituto Andaluz de la Mujer da cursos a víctimas de malos tratos para que logren encontrar trabajo

Sentadas así, parecen unas alumnas más de un curso más. Pero son distintas. Tienen un triste pasado a sus espaldas: han sido víctimas de la violencia doméstica.

Aunque ya las palizas, los malos tratos psicológicos y la degradación de la autoestima han quedado atrás, ahora tienen que hacer frente a un futuro incierto. Saben que sin casa, sin trabajo y con un par de hijos de media, no será fácil. Pero no están dispuestas a rendirse.

Por eso se han apuntado a los cursos que el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) y la Consejería de Empleo organizan para unas 200 andaluzas que han sufrido malos tratos y que desean mejorar su formación de cara a una salida laboral. Con un nivel educativo muy bajo, la mayoría está condenada a echar horas y a perpetuarse en la economía sumergida.

'Limpiando por horas no alcanza para echar una casa adelante. Creo que este curso puede darme la oportunidad de conseguir más', comenta María José N., de 28 años. Con dos hijos pequeños, confía en que las clases le sirvan para encontrar un empleo mejor con el que 'reiniciar' su vida. Dice que soportó ocho años de malos tratos y que dijo basta porque llegó a pensar que 'un día me quitaba de enmedio'.

Ahora comparte piso con Rafaela Vázquez, quien también tiene una historia similar: 28 años, más de siete de violencia doméstica y un hijo. Rafaela llegó a tener su propia empresa. De hecho, confiesa que aguantó más tiempo las palizas porque sabía que si se separaba lo perdería todo. Pero un día decidió que más valía su vida y su tranquilidad que lo demás. Se quedó en la calle. Ella que fue empresaria, ahora aspira a formarse como camarera de piso, ayudante de cocina o de bar para conseguir un empleo digno con el que ganarse la vida y salir adelante.

Trinidad Lambea, directora del IAM en Málaga, explicó ayer al inaugurar el curso la importancia de la iniciativa: 'Para normalizar su vida, estas mujeres necesitan autonomía económica'. Tras las presentaciones formales, hizo una exhortación a las alumnas: 'Que nadie tire la toalla'.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Ahora les quedan por delante unos siete meses de formación, que incluyen desde talleres de autoestima y clases teóricas hasta prácticas en más de diez empresas. El programa se llama Cualifica y cuenta con un presupuesto de unos 160 millones de pesetas. Los resultados del año pasado, el primero en que se llevó a cabo el proyecto, animan a continuar. Según los datos del instituto, el 80% de las mujeres consiguió trabajo en la misma empresa en la que realizó las prácticas.

El curso incluye una beca/salalio de 60.000 pesetas mensuales, más ayudas para traslados y guarderías. Aunque en Málaga la formación se orienta hacia la hostelería, en el resto de las provincias varía a fin de dar a las mujeres una capacitación más acorde con la demanda del mercado laboral local.

El año pasado en Andalucía se presentaron unas 4.000 denuncias por malos tratos. Un dato que las organizaciones sociales consideran que sólo reflejan la punta del iceberg. Además, en el año 2000, 12 mujeres murieron a manos de sus parejas, una por mes y cuatro más que en 1999. Hasta ahora, aunque había casos de distintas edades, la mayoría soportaba palizas durante unos diez años, por lo que la edad media era más alta. En el curso inaugurado ayer, casi todas eran sorprendentemente jóvenes. Tal vez un indicador que los mensajes que animan a no callar van calando.

Mujeres maltratadas que participan en el programa Cualifica. En primer plano, Nora H. y María José N.
Mujeres maltratadas que participan en el programa Cualifica. En primer plano, Nora H. y María José N.SERGIO CAMACHO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_