Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hospital público cobra a enfermos del Insalud por un conflicto laboral con un cirujano

La sanidad central se niega a pagar los servicios de un médico del Divino Vallés de Burgos

La directora del Divino Vallés, María Luisa Ávila, explica que hasta 'tres veces han pedido al Insalud que se haga cargo de las facturas', pero que estas gestiones no han tenido 'ningún éxito'. 'Por eso nos hemos visto obligados a cobrar a los pacientes y a mantener a un cirujano cruzado de brazos, sin trabajar. Es una situación lamentable que ojalá se arregle pronto', añade Ávila.

Al menos tres pacientes han pagado al Divino Vallés. Dos han optado por recurrir. Uno de ellos es Carlos Castrillo, transportista burgalés. Cuando recibió la carta del hospital el 28 de diciembre de 1999 reclamándole 164.230 pesetas por la operación de hernia a la que fue sometida su madre en 1998, Presentación Manero (68 años y afiliada a la Seguridad Social), pensó que se trataba de una inocentada. Pero no. Presentación Manero fue remitida a dicho hospital por su médico de cabecera, y allí fue operada por el cirujano Pedro Cortés. Al cabo del tiempo se le exigió el pago de la intervención. La Unidad de Recaudación de la Diputación de Burgos -entidad propietaria, junto a la Junta de Castilla y León, de este consorcio sanitario- reclamó los gastos porque el Insalud no quiso abonarlos.

Lo mismo le ocurrió a José Antonio Manso Mayoral, también paciente de la Seguridad Social, a quien se le exigen 107.996 pesetas por otra intervención practicada por el mismo cirujano, Pedro Cortés. Este paciente dice que a sus compañeros de habitación de hospital también les cobraron y que los dos pagaron 'por evitarse líos'. Él ha optado por pleitear. 'Me parece impresentable que la Seguridad Social cobre a los enfermos', opina. Pablo H. G., Simona C. Ll. y Federico M. F., entre otros, sí han abonado las facturas, según reconoce la gerencia del hospital.

El problema de los dos ciudadanos que mantienen un litigio abierto contra el hospital es que no poseen el protocolo de admisión necesario para cualquier intervención. Por esta razón la juez de primera instancia de Burgos ha fallado en su contra. Y esto no hace sino aumentar la desesperación de ambos pacientes, que afirman que ese protocolo jamás se lo dieron. Fueron citados para los análisis previos y para ingresar en el quirófano y aseguran que les operó ese cirujano por decisión del hospital. Los dos han tratado de conseguir su historal médico y supuestamente les ha sido negado. En el caso de Presentación Manero, con el agravante de que su propia historia clínica, al que el hospital le niega el acceso, ha sido facilitada por el centro al abogado de la parte contraria, Luis Arturo García, letrado de la Diputación.

'Seguiremos luchando a pesar de todo', asegura el hijo de Presentación Manero, 'por que esta historia no tiene ni pies ni cabeza. ¿Cómo puede pensar la juez que yo voy un día por la calle, me encuentro a un cirujano y le digo: 'Oye majete, a ver si quedamos y operas a mi madre?'.

El director del Insalud en Burgos, Fernando Millán, argumenta: 'Este cirujano opera por su cuenta. No respeta las listas de espera, cuela a los pacientes y, por lo tanto, el Insalud no paga sus intervenciones'. Cortés replica que él pertenece a la plantilla del hospital, como funcionarios, y cobra de la Diputación exactamente igual que sus compañeros. También alega que todas las operaciones que ha practicado 'han sido a pacientes del Insalud, con un protocolo de admisión firmado por un especialista del Insalud. Siempre he actuado pensando en el interés de los enfermos'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de junio de 2001