Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

400.000 pesetas al mes por 'no trabajar'

Pedro Cortés, el cirujano que operaba a pacientes a los que después el hospital les reclamaba la factura, cobra mensualmente más de 400.000 pesetas por no ejercer su profesión. El Insalud no le remite pacientes, pese a que la lista de espera en cirugía supera en Burgos los dos meses. Tanto la directora del Divino Vallés como sus compañeros comentan que es un excelente profesional. Él sortea como puede las depresiones que le acechan por sentirse víctima del mobbing (acoso moral en el trabajo). 'No entiendo por qué me hacen esto. Lo único que quiero es trabajar', comenta.

La explicación que encuentran tanto él como su abogado, José María Castilla, es que hay un supuesto intento de apartarle del hospital por ser un 'testigo incómodo' de 'múltiples irregularidades administrativas'. Por ejemplo, que la creación del consorcio se debe a un decreto de la Junta nunca ratificado por las Cortes. Que el reglamento orgánico de la entidad, que según sus estatutos debería haberse aprobado 'a los tres meses de su creación', es decir, un trimestre después del 1 de enero de 1994, sigue sin redactarse, y que la presidencia del mismo, rotatoria bianualmente entre la Diputación y la Junta, siempre ha estado en manos del presidente de la Diputación. Desde 1994 a 1998 el consorcio operó con un CIF que la agencia tributaria de Burgos reconoció erróneo. Tampoco fue publicado en el boletín oficial el convenio con el Insalud. El letrado del hospital admite estas supuestas irregularidades y confía en que 'se arreglen pronto'. El Tribunal de Cuentas acaba de abrir una inspección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de junio de 2001