Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tenerife mantiene todos sus puntos

Disciplina Deportiva rechaza el recurso del Betis al no probarse dolo o fraude en el 'caso Barata'

El Comité Español de Disciplina Deportiva (CEDD) desestimó ayer el recurso presentado por el Betis para que se le diesen los tres puntos del partido que perdió con el Tenerife (0-2). El equipo andaluz justificó su demanda al denunciar en tiempo y forma alineación indebida del jugador brasileño Barata por parte del conjunto canario debido a que actuó con un pasaporte italiano falso. Sin embargo, el CEDD ha rechazado la alineación indebida de Barata y, además, por mayoría de sus integrantes, considera que no hay indicios suficientes para probar dolo o fraude por parte del jugador ni del Tenerife.

Cuatro de los seis miembros del CEDD que asistieron a la reunión votaron a favor de rechazar la denuncia del Betis y mantener los puntos del Tenerife. Fueron su presidente, Abelardo Rodríguez, y los vocales Liborio Hierro, Alberto Bayo e Ignacio Aguirrezabal. Otros dos, José Manuel Otero y Javier Lamana, se inclinaron, en cambio, por el recurso presentado por el club andaluz y emitieron un voto particular. El otro integrante del Comité, Hilario Hernández, se ausentó del debate debido a su relación profesional con el bufete de abogados que ha defendido en este asunto al Betis.

Rodríguez, al explicar la resolución del CEDD, aseguró que se desestimó la alineación indebida de Barata porque jugó frente al Betis, el 18 de marzo, con una licencia reglamentaria otorgada por la Federación. El CEDD, recordó, tiene sentada jurisprudencia y doctrina sobre casos similares.

Las discrepancias de los integrantes del Comité saltaron al resolver si existía certeza suficiente de los hechos denunciados por el Betis: que el Tenerife conocía de antemano que Barata actuaba con un pasaporte italiano falso. 'Cuatro de nosotros', dijo el presidente, 'hemos concluido que no se ha conseguido llegar a constatar la existencia de indicios razonables suficientes para probar que hubo dolo o fraude por parte del Tenerife o del jugador'.

Por contra, tanto Otero como Lamana llegaron a la conclusión, según su voto particular, de que el Tenerife, 'actuando con la mínima diligencia que le era exigible en una materia de tanta trascendencia a los efectos deportivos como es la de la nacionalidad, no pudo ignorar, en el momento de la contratación [de Barata] la existencia de manifiestas irregularidades en la documentación referente a su nacionalidad'.

Asimismo, agregan 'de una parte, el hecho de que el deportista, cuatro días antes de contratar con el Tenerife como italiano, había contratado con el Deportivo como brasileño; y de otra, el hecho de que, además de lo anterior, siendo titular de un pasaporte italiano que le confería la condición de comunitario desde el 15 de junio de 1998, suscribiera contrato con el Deportivo el 31 de julio de 1999 como brasileño, prescindiendo de las innegables ventajas que otorgaba a todos los contratantes la condición comunitaria del jugador. Sólo podría entenderse la actuación del Tenerife si el pasaporte italiano hubiera sido expedido con posterioridad al 31 de julio de 1999, lo que no fue el caso'.

El Betis, en un plazo de un mes, puede interponer recurso contencioso-administrativo contra esta resolución en el Juzgado Central de lo Contencioso. El club andaluz también puede recurrir ante el CEDD, para lo que dispone de un plazo de dos meses.

El CEDD sólo entró ayer a considerar el recurso del Betis. Barata, mientras tanto, tiene abierto un expediente extraordinario en la Federación por jugar con pasaporte italiano falso y está pendiente de que el juez instructor proponga su castigo. Sobre el Tenerife, por el momento, no pesa ningún expediente.

Rodríguez, por otra parte, aclaró que no es cuestión del Comité abrir expediente al presidente del Betis, Manuel Ruiz de Lopera, como pidió el Tenerife, al acusarle de falsificar pruebas, ni tampoco entrar a considerar la falsedad del pasaporte de Barata.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de junio de 2001