Vacuna rápida para la picada de abeja

Alergólogos españoles demuestran la eficacia de la inmunoterapia a las dos semanas

Entre 400.000 y 600.000 españoles padecen reacciones alérgicas a las picaduras de himenópteros, es decir, abejas y avispas. Cada año mueren más de 10 personas a causa de la picadura de estos insectos. Las vacunas son eficaces en más del 90% de los casos, pero los afectados viven en la incertidumbre sobre si en su caso están o no protegidos. Hasta ahora, sólo había dos formas de saberlo: arriesgarse a una picadura causal o someterse a una prueba de eficacia en un centro hospitalario, un proceso que en algunos países puede demorarse hasta uno o dos años.

La sección de alergia y la unidad de investigación del hospital universitario Reina Sofía de Córdoba han ideado un procedimiento para lograr niveles de máxima eficacia de la vacuna a partir de las dos semanas de su administración.

Los alergólogos e investigadores del hospital cordobés han demostrado en un doble estudio clínico paralelo que la inmunoterapia frente a las avispas y abejas es eficaz desde la segunda semana y que se mantiene a los 3, 6 y 18 meses. Los 72 pacientes de alto riesgo (principalmente, apicultores y transportistas) que participaron en el trabajo se dividieron en dos subgrupos: con uno de ellos, de 60 pacientes, se realizó un estudio a largo plazo, y con el otro, de 12, a corto plazo; a todos ellos se les inyectaba una dosis máxima de 200 microgramos de veneno del insecto. Dicho estudio ha sido remitido al Journal of Allergy and Clinical Immunology para su publicación.

Dosis máxima

'La novedad de esta investigación radica en la pauta tan corta de eficacia que hemos conseguido. En siete días hemos alcanzado la dosis máxima en el paciente, y mediante el test de repicadura y el test de apoptosis de linfoncitos T, hemos comprobado que a las dos semanas la picadura del insecto era negativa', afirma la doctora Carmen Moreno, alergóloga de este centro.

La inmunoterapia habitual consiste en inyectar al paciente cantidades mínimas del veneno del insecto que ocasiona la alergia. Sin embargo, no se comprueba su eficacia en tan corto plazo. La prueba de repicadura (que en España se realiza solamente en el complejo hospitalario Carlos Haya de Málaga) consiste en 'la práctica de una picadura real y controlada a pacientes tratados, con el fin de atestiguar y monitorizar la eficacia del tratamiento hiposensibilizante, única herramienta terapéutica posible en este tipo de paciente', explica José López Miranda, director médico del Reina Sofía.

'Hasta hace poco, la opinión generalizada de los expertos se basaba en que la vacuna inducía la producción de anticuerpos. Con la realización de estas técnicas y los resultados obtenidos, intuimos que la inmunoterapia se puede producir por un aumento del índice de apoptosis o muerte celular programada', declara José Luis Justicia, alergólogo de este hospital universitario.

La inmunoterapia frente a himenópteros presenta una eficacia del 97% en la avispa y del 92% en la abeja. El proceso consta de dos fases: una, de iniciación, en la que se inyecta el veneno del insecto hasta conseguir la dosis máxima, 100 microgramos para pacientes de bajo riesgo y 200 para los pacientes de mayor riesgo, y una segunda, de mantenimiento, en la que se inyectan 100 microgramos cada cuatro o seis semanas durante un periodo de cinco años.

'El test de repicadura se realiza cuando se alcanza la dosis máxima, a las dos semanas; de forma anual durante el periodo de vacunación y, una vez dado de alta el paciente, se le cita anualmente para comprobar que la vacuna sigue teniendo eficacia', explica el doctor Justicia.

En el hospital universitario Reina Sofia de Córdoba se han realizado hasta el momento más de 260 pruebas, de las que se han beneficiado 164 pacientes. Dada la complejidad de la técnica, de la captura y manipulación del insecto, así como su realización y seguimiento, a iniciativa de este hospital y del Centro Andaluz de Apicultura Ecológica de la Universidad de Córdoba se imparten cursos de formación con el fin de ampliar el conocimiento del empleo de insectos vivos en el área hospitalaria, en los que, además de la enseñanza técnica, se incluye la experiencia clínica adquirida en los últimos años.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción