Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Compás de espera en el convenio

El Gobierno está a la espera de que EE UU responda a sus propuestas para modificar el convenio militar vigente desde 1989. Aunque se trata de una mera revisión técnica, Washigton lleva más de un mes estudiando el documento español. Fuentes norteamericanas sostienen que son varias las agencias gubernamentales implicadas y que hay que medir los efectos que estos cambios tendrían no sólo para sus bases en España, sino también en el resto del mundo. Uno de ellos afecta a sus relaciones con los trabajadores locales, a los que contrata el Ministerio de Defensa pero paga y despide el Pentágono. España quiere que las dos partes negocien directamente y que EE UU resarza a los 1.300 empleados de Rota por la pérdida de hasta el 30% de sus retribuciones, producida en enero de 2000 por la eliminación de la exención fiscal que disfrutaban desde hacía casi 30 años.

España pretende, además, que el nuevo convenio sea mucho más escrupuloso con el medio ambiente, y que sus militares tengan en EE UU idéntico estatuto que los estadounidenses en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de junio de 2001