Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA TERRORISTA

ETA hace estallar un coche bomba en Logroño con unos 30 kilos de explosivo

Sólo hubo dos heridos leves, pero al menos 300 personas sufrieron destrozos en pisos y vehículos

El edificio del Banco Atlántico, conocido como la Torre de Logroño, con 19 plantas de viviendas y oficinas, fue el más afectado. Tras la explosión, los cinco primeros pisos quedaron a la vista, la fachada desapareció por completo y su estructura quedó dañada, por lo que los vecinos no podrán regresar al inmueble hasta que se refuerce. Ayer estuvieron atrapados en sus casas durante horas porque los ascensores no funcionaban y las escaleras y el portal estaban impracticables por los escombros. Los servicios de urgencia del Hospital San Millán de Logroño informaron de que habían atendido a dos heridos leves, uno con un corte en un brazo y otra con traumatismo en un oído. Durante la mañana se repartieron 300 impresos para solicitar reparación de los daños, de los que 210 corresponden a viviendas, 50 a establecimientos y 40 a vehículos.

Dos llamadas a la asociación de ayuda en carretera DYA de San Sebastián y otras dos a SOS Rioja, la primera a las 5.37 y la última media hora antes de la explosión, alertaron en nombre de ETA sobre la colocación de un coche bomba. Pero los terroristas dieron una dirección que no coincidió con el lugar del atentado, el cuarto de ETA después de las elecciones vascas del 13 de mayo. Habían señalado que el vehículo se hallaba en la confluencia de Gran Vía con Daniel Trevijano, donde tienen su sede algunos medios informativos.

Ese lugar dista 300 metros de donde explotó el vehículo, un Fiat Tempra blanco robado en Pau (Francia) a principios de abril, con matrícula de Navarra correspondiente a un coche similar. Las fuerzas de seguridad tenían acordonada la zona en 400 metros a la redonda a las seis de la mañana pero hasta las 6.20 no lograron localizar el coche bomba, cuya colocación atribuyen a un comando itinerante. El estado en que quedó el vehículo, reducido a añicos, hace imposible determinar si el explosivo era dinamita de la robada en Francia por ETA.

Testigos presenciales aseguraron que el coche se encontraba aparcado en la zona de la explosión desde la tarde del día anterior. Los mismos testigos confirmaron que su parte trasera estaba dirigida hacia la acera, para causar los máximos daños posibles en el edificio, según fuentes de la lucha antiterrorista, que añadieron que en principio el atentado carecía de otro objetivo que no fuese sembrar el terror en plenas fiestas.

Logroño honra hoy a su patrón, San Bernabé, y conmemora el triunfo sobre los franceses tras el cerco al que sometieron a la ciudad en 1521. El sábado se celebró además el Día de La Rioja. El alcalde de Logroño, Julio Revuelta, del PP, señaló que el atentado podía haber provocado una masacre porque a esa hora mucha gente volvía a casa después de haber asistido a las verbenas. El presidente de La Rioja, el popular Pedro Sanz, anunció que anoche se guardarían tres minutos de silencio durante la ofrenda floral al santo y que no se suspenderán las fiestas 'porque nadie va a dictar la agenda de los ciudadanos'.

El lugar elegido por la banda terrorista ETA para explosionar el coche bomba está situado en el centro de Logroño, junto al conocido Paseo del Espolón, donde se encuentran la Delegación de el Gobierno de La Rioja, la presidencia del Gobierno regional y la mayoría de las sedes centrales de los bancos y cajas de ahorro. El 17 de febrero de 1996, a 30 metros del lugar donde ayer estalló el coche bomba, ETA perpetró otro atentado contra una sala de fiestas que tampoco produjo víctimas.

El delegado del Gobierno, Tomás López San Miguel, confirmó que existe en La Rioja un dispositivo permanente en previsión de acciones terroristas. Su homólogo en el País Vasco, Enrique Villar, logroñés y que se encontraba en su tierra por motivos familiares, añadió que el atentado fue de tal magnitud que 'es difícil encontrar otro de ETA similar'. Unas horas antes de la explosión de Logroño, a las 23.40 del sábado, la casa del pueblo del PSE en la localidad alavesa de Salvatierra fue atacada con un artefacto pirotécnico que sólo causó daños en la fachada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de junio de 2001