Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA TERRORISTA

Desalojados los vecinos de un edificio de 19 plantas por daños estructurales

La explosión del coche bomba mantuvo encerrados en sus casas durante más de seis horas a los aterrorizados vecinos de la Torre de Logroño, en el número 14 de la Gran Vía, un edificio de 19 plantas con cuatro viviendas por piso y múltiples oficinas y despachos profesionales en los inferiores. Nadie podrá volver al inmueble de momento, porque el aparejador municipal recomendó el desalojo total al haber localizado daños en la estructura. El Ayuntamiento proporcionó alojamiento en un hotel a siete familias, 18 vecinos en total, mientras que el resto prefirió refugiarse en casas de familiares.

Durante los minutos posteriores a la explosión fueron llegando parientes y amigos de los residentes en el inmueble, con los que sólo podían contactar mediante los teléfonos móviles. Los cuatro ascensores quedaron inutilizados, las escaleras impracticables y el portal con medio metro de escombros, por lo que cuando finalmente, hacia mediodía, pudieron salir tuvieron que hacerlo a través de una oficina bancaria situada en el bajo.

Uno de los vecinos, Eliseo Martínez, explicó a Efe que le despertó la deflagración y que 'poco después, un policía local que accedió gateando sobre los escombros del portal' recomendó a los residentes que permaneciesen en sus casas alejados de las ventanas. 'Tenemos la casa destrozada, así que imagínese cómo estarán las primeras plantas, las más afectadas'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de junio de 2001