Editorial:
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

La ocasión de Blair

La arrolladora segunda victoria de Tony Blair acerca más al Reino Unido a Europa. No habiendo osado lanzarse a estas aguas tras su triunfo en 1997, Blair tiene ahora una oportunidad única para convocar y ganar el referéndum sobre la integración en el euro, algo que los mercados han entendido inmediatamente al perder valor la libra y acercarse así a la moneda única europea. Muerto en las urnas el thatcherismo y su rechazo a Bruselas, Blair puede normalizar su país, hacia dentro y hacia afuera.

Blair puede estar satisfecho. Por vez primera un laborista repite mandato de forma consecutiva, con una comodísima y segura mayoría, pese a los seis escaños perdidos respecto a la anterior legislatura. Ha destrozado a su adversario conservador, William Hague, que ha presentado su dimisión. Los tories, que en los dos últimos comicios han sufrido sus peores derrotas en siglo y medio, habrán de elegir bien a su próximo líder, centrar y modernizar su mensaje y dejar atrás el calamitoso thatcherismo, que tanto daño le ha hecho. El Nuevo Laborismo de Blair ha ocupado el centro político. Los Liberales y Demócratas, capitaneados por Charles Kennedy, han obtenido un buen resultado, tras desbordar por la izquierda a los laboristas con un programa de más impuestos y más gasto público. El único nubarrón ha surgido en Irlanda del Norte, donde han crecido los extremos, el Partido Unionista de Paisley y el Sinn Fein, lo que puede dificultar el proceso de paz.

Más información
La segunda victoria de Blair abre la puerta al ingreso del Reino Unido en el euro
Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La victoria de Blair ha quedado algo desdibujada por la abstención, la mayor desde 1918 al superar un 40%, reflejo de una preocupante apatía política, de la desastrosa imagen de Hague y de un cierto distanciamiento del Nuevo Laborismo de las preocupaciones cotidianas de los ciudadanos. Pero la estrategia de Blair ha triunfado al manejar con destreza el tiempo político y adelantar las elecciones en casi un año, arropado en los buenos resultados económicos, y con un discurso más centrado en los servicios públicos básicos: transportes, educación, sanidad, que en buena medida desguazó Margaret Thatcher y que el propio Blair no ha recompuesto en su primer mandato. Hague basó su campaña en la oposición a Europa y se ha estrellado.

El primer mandato de Blair se centró en importantes reformas políticas: autonomías para Escocia y Gales, elección de un concejo municipal en Londres y la práctica abolición de los escaños hereditarios en la Cámara de los Lores. El segundo va a incidir en la mejora de los servicios públicos y en Europa. No es seguro que consiga remover las reticencias de la opinión británica hacia el euro, pero esta vez puede intentarlo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS