Roberto Santiago lleva a Málaga su 'ópera prima' 'Hombres felices'

El calor atorrante que se sufre estos días no debería ser excusa para la sensación de atonía que ayer se vivió en la sección oficial del Festival de Cine de Málaga. Pero lo hizo menos llevadero. El caso es que las películas de ayer eran sendas óperas primas, precedidas ambas por expectativas favorables. Si Hombres felices venía firmada por Roberto Santiago, autor de un cortometraje multipremiado, Ruleta, Nómadas , de Gonzalo López-Gallego, acaba de recibir galardones en el festival de cine independiente de Nueva York. No de la misma forma, pero ambas defraudaron.

Tiene Hombres felices, clásica comedia sobre la inmadurez afectiva y el no compromiso de los hombres, un arranque espectacular que hace presagiar lo mejor: dos amigos se reencuentran y charlan desopilantemente mientras dos prostitutas les practican sendas felaciones. Desde ahí, las vicisitudes de un peculiar quinteto (Sergi López, Aitana Sánchez-Gijón, Carlos Hipólito, María Estévez y Pepón Nieto), sus infidelidades y venganzas van creciendo a un ritmo sostenido por unos afortunados diálogos, desde un guión que va metiendo a sus criaturas en un lío tras otro.

Perom de pronto, inexplicablemente, Santiago se deja llevar por la facilidad, da entrada a un elemento casi sobrenatural y todo naufraga, hasta un final aparatoso y, lo que es peor, innecesario, que resta enteros a una tesis compartible -la crítica despiadada al peterpanismo masculino-, hasta entonces sólida.

Santiago definió luego su filme, que ha costado 300 millones de pesetas, como "un retrato miserable de las relaciones de pareja". El autor de la obra teatral Share, 38 definió su película como "una comedia incómoda" donde salen malparados tanto los hombres defensores de cierto machismo, el de "la primera generación de hombres españoles que van asumiendo tareas de hogar sin que nadie les dé ni las gracias", como las mujeres que soportan todo tipo de humillaciones y deslealtades. "El mejor piropo que han hecho es que parecía que el guión lo había hecho una mujer", dijo tras elogiar a sus actores.

Mundo oscuro

Menos compartible resulta Nómadas. Filme férreamente anclado en una concepción autoral defendida con inusitado rigor, cuenta de forma virtualmente abstracta el encuentro entre cuatro personajes en un mundo oscuro, presidido por la violencia y la fría sinrazón. Su problema es simple: todo lo que ocurre pasa no en el encuadre, sino en la cabeza de su responsable, el guionista, montador y director López-Gallego. En lo positivo, muestra un innegable dominio del encuadre, pero la película no permite el acceso a un discurso palmariamente minimalista. El director, que admitió la "absoluta sorpresa " de los galardones recibidos en Nueva York, anunció que está preparando un filme "de ciencia-ficción, donde los personajes hablarán un poco más que en ésta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 04 de junio de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50