El Nobel Gao Xingjian admite su escaso interés hacia la literatura china actual

La 'vorágine' en la que la concesión del Nobel de Literatura le tiene sumido desde hace ocho meses le ha obligado a dejar temporalmente de lado los pinceles y la pluma. Aunque vive exiliado en París desde hace 13 años, Gao Xingjian está relativamente al tanto de la literatura contemporánea de su país, China, aunque reconoce su escaso interés por ella. Lamenta que tal y como a él le ocurrió desde que el régimen comunista prohibió sus obras, los autores se autocensuran. Xingjian aprovecha para añadir en francés que 'la apertura a la economía de mercado también afecta negativamente al mundo de las letras en China'.

El único escritor en lengua china que ha logrado el Nobel recalcó ayer por unas horas en Bilbao dentro de su gira por el mundo para presentar La Montaña del alma, la historia que narra el largo viaje de un hombre hasta la enigmática montaña y que fue la que le allanó el camino al Nobel. Compareció ante la prensa por la mañana y por la tarde presentó su novela con Bernardo Atxaga como introductor.

Vestido de colores oscuros, con traje, corbata y semblante poco expresivo, Xingjian dejó patente que el deber de ejercer de vedette que en los últimos años conlleva el Nobel de Literatura no le entusiasma. Explicó que para él la literatura de verdad es la de aquellos autores clásicos cuya vida era prácticamente anónima y a quienes sólo se juzgaba por sus obras.

El Nobel, que hasta ahora ha vivido de sus cuadros y no de sus libros, reveló que tiene múltiples y diversos proyectos -obras de teatro, cuentos, novelas,...- en el cajón que retomará una vez recupere la tranquilidad, regrese a su vida cotidiana y la reorganice.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 19 de mayo de 2001.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50