MONITOR

ETA golpea a la prensa y a la democracia

Según los periódicos, el objetivo prioritario del nuevo Gobierno vasco debe ser acabar con la banda terrorista ETA

elpais.es

DEIA

Atentado contra las urnas

El atentado contra Landaburu es el brutal análisis que hace ETA sobre los resultados de las elecciones vascas. La conclusión es evidente: la voluntad tan rotundamente explicitada en las urnas por la sociedad vasca no cuenta para este grupo de enloquecidos, que quieren imponer sus criterios por la sinrazón de la fuerza, vulnerando de manera sangrienta y reiterada derechos humanos tan fundamentales como el de la libertad de expresión o el de la propia vida. Quienes con un cinismo inadmisible afirman actuar en nombre y en defensa del pueblo vasco, se niegan a escuchar el clamor de la inmensa mayoría de dicho pueblo. (...) ETA sabe que tiene la batalla perdida y que lo mejor que puede hacer por este pueblo es desaparecer. (...)

Bilbao, 16 de mayo

EL DIARIO VASCO

Solidaridad frente al terror

(...) A las pocas horas de haberse cerrado los colegios electorales, la explosión de un paquete-bomba en las manos de un periodista obliga a toda la sociedad democrática de Euskadi a recordar que tiene aún pendiente su asignatura más importante: acabar con la violencia terrorista. (...)

Resulta imprescindible que los líderes políticos (...) emprendan una triple tarea: la de adoptar cuantas medidas estén en manos del Estado de derecho para reducir al máximo el peligro que la amenaza directa entraña para sus víctimas, la de aproximarse al dolor de los que más sufren sin reducir su testimonio solidario a gestos rutinarios, y la de proyectar hacia el conjunto de la sociedad un mensaje incesante en defensa de la libertad y la convivencia. (...)

San Sebastián, 16 de mayo

LA VANGUARDIA

Matar al mensajero

(...) Los etarras quieren silenciar las voces que les ponen en evidencia con la pura y simple relación de sus desmanes o con los análisis críticos que resaltan su irremediable bestialidad. (...) La batalla contra el terrorismo tiene mucho de combate mediático, y la propia banda ha procurado siempre disponer de sus propios portavoces para difundir sus comunicados, propalar el fanatismo de su pretendida ideología y justificar sus crímenes con comunicados que en realidad no hacen más que mostrar su cinismo. (...)

Pero sería un error creer que a ETA no le importa el impacto social y político de sus atentados. La mezquina retractación de Arnaldo Otegi (...) demuestra que la banda ha llamado al orden a su acólito. (...) Ni los balbuceos de Otegi tienen ningún valor ni los ataques de ETA dejarán a esta sociedad sin información libre, aunque este nuevo atentado demuestra que (...) el objetivo prioritario del futuro Gobierno vasco debe ser construir un espacio para el encuentro democrático que haga frente al terrorismo con la máxima eficacia. (...)

Barcelona, 16 de mayo

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 19 de mayo de 2001.

Se adhiere a los criterios de