TRIBUNALES

Barrionuevo y Vera tendrán que volver a la cárcel por el 'caso Marey'

Los ex altos cargos volverán a la cárcel en los próximos días pero en tercer grado penitenciario

Los magistrados que sentenciaron el caso Marey se reunieron en la tarde de ayer para debatir la ejecución de sentencia del caso Marey, una vez que el Tribunal Constitucional desestimó todos los recursos de amparo. Al término de la reunión, en una lacónica nota, la Sala Segunda del Supremo indica que una vez desestimados los recursos de amparo, ha cesado la suspensión de la ejecución de la sentencia del caso Marey, por lo que acuerda continuar ejecutando las penas pendientes.

Las que quedan por cumplir son las que restan 'después de reducidas en dos tercios las impuestas en la sentencia, por aplicación del indulto acordado por el Consejo de Ministros de 23 de diciembre de 1998'.

Más información

Según la liquidación de condena realizada por el Supremo, tras el indulto, al ex ministro José Barrionuevo le quedan por cumplir 1.104 días de cárcel (3 años y 9 días) y a Vera 956 días, equivalentes a dos años y 226 días. A los demás condenados por el caso Marey les restan 885 días a Julián Sancristóbal; a Ricardo García Damborenea, 692 días; a Miguel Planchuelo, 852; a Francisco Sáiz Oceja y Julio Hierro, 601 días, y Luis Hens y Juan Ramón Corujo, 508 días. Los ex policías Francisco Álvarez, José Amedo y Michel Domínguez no tienen que reingresar al estar ya en libertad condicional.

Sin embargo, el tribunal dispuso que los beneficios penitenciarios que les puedan corresponder deben calcularse a partir de la nueva pena, resultante tras el indulto. Por tanto, los condenados podrán acceder antes a la libertad condicional, al cumplirse los dos tercios de la pena que les queda por liquidar.

En el caso de Barrionuevo, los cálculos sitúan su acceso a la condicional dentro de un año y nueve meses, y en el caso de Vera, en un año y cinco meses, y así sucesivamente con los demás condenados.

Dormir en prisión

Sin embargo, los nueve condenados deben reingresar en el régimen del tercer grado de tratamiento penitenciario en el que fueron clasificados antes de que el Constitucional suspendiese sus sentencias. En consecuencia, sólo tendrían que ir a dormir a prisión de lunes a jueves y disfrutar de permisos de vacaciones.

Dentro de ese grado de tratamiento, el artículo 86 del Reglamento Penitenciario establece un tiempo mínimo de ocho horas de permanencia en el establecimiento de régimen abierto 'salvo cuando, de modo voluntario, el interno acepte el control de su presencia fuera del centro mediante dispositivos telemáticos adecuados, (...) u otros mecanismos de control suficiente'.

Según fuentes jurídicas, la posibilidad de adaptarles un mecanismo tipo pulsera de control a distancia, o considerar como 'mecanismo de control adecuado' el servicio permanente de escolta, que por evidentes razones de seguridad siguen teniendo que llevar obligadamente, dependederá en su momento de la interpretación que haga en cada caso del Reglamento la Administración Penitenciaria.

Por su parte, el Supremo 'no ha estimado pertinente acceder a petición alguna de las suspensiones de ejecución solicitadas'. Dichas suspensiones fueron solicitadas después de que el ex alcalde socialista de Ciudad Rodrigo (Salamanca) Miguel Cid Cebrián, pidiese un segundo indulto sobre la pena que les faltaba por cumplir.

La fecha de reingreso depende ahora del momento en que el magistrado ponente, Joaquín Delgado, formalice la resolución que implica el reingreso en los respectivos establecimientos penitenciarios. Fuentes del Supremo indicaron que podría producirse a partir del viernes o en los primeros días de la próxima semana.

Tras conocer la decisión del Supremo, la Ejecutiva Federal del PSOE manifestó su 'solidaridad y afecto' con Barrionuevo y Vera y expresó su deseo de que el régimen de cumplimiento de la pena sea 'lo más beneficiosa posible' para ambos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0016, 16 de mayo de 2001.

Lo más visto en...

Top 50