Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación Cataluña-Portugal apoya una cumbre hispano-lusa en Barcelona

Madrid, Lisboa y la Generalitat respaldan el nuevo patronato

El nuevo patronato, cuya creación estuvo presidida hace unos días por el ministro portugués de Exteriores, Jaime Gama, el secretario de Estado español para la UE, Ramón de Miguel, y el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, quiere implicar a la sociedad civil de ambos países. Entre los grupos privados que apoyan al nuevo patronato se encuentra la corporación Spiritu Santo, presidida por Ricardo Spiritu Santo Delgado.

Cada portugués gasta 172.000 pesetas al año en productos españoles, una cantidad que triplica la de los productos franceses. En términos agregados, la balanza comercial portuguesa refleja que el 25% de las importaciones corresponde a productos españoles.

La presencia de empresas portuguesas en Cataluña tiene un cierto peso en el sector industrial. La petroquímica portuguesa Galp tiene importantes instalaciones en Cataluña, mientras que, en el sector financiero, el Banco Comercial Portugués es accionista y miembro del núcleo duro del Banco de Sabadell. Otros grupos privados, como Barnices Valentine, filial española del grupo portugés Sonae, y la maderera Tafisa, forman parte de las inversiones portuguesas en Cataluña. Estas empresas cuentan, a su vez, con significativas cuotas del mercado español.

La Fundación Cataluña-Portugal tiene previsto financiarse a base de cuotas de 3.000 euros anuales aportadas por los socios protectores, empresas, entidades o personas físicas. Por su parte, los socios colaboradores contribuirán con 1.000 euros anuales. 'La fundación completará sus recursos a través de donaciones privadas, excluyendo en principio cualquier subvención pública', manifestó la secretaria general del patronato, la portuguesa Maria do Carmo Belard-Kopke.

El patronato de la Fundación Cataluña-Portugal está formado básicamente por empresarios catalanes y representantes de la Administración portuguesa. Entre los catalanes destacan, además de Suqué, Enrique Lacalle, delegado del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona; Josep Blanchart, directivo de la Fira de Barcelona; el empresario Alberto Roviralta; Carlos Güell de Sentmenat, presidente del Círculo Ecuestre; Casimir Dalmau, director ejecutivo del Patronato Catalán pro Europa, y la autoridad portuaria del Puerto de Barcelona, Joaquim Tosas.

Entre los portugueses, figuran Manuel Maria de Ormazabal y Alburquerque, consejero delegado del Banco Espíritu Santo en España; dos consejeros especiales del Gobierno de Lisboa para la internacionalización de la economía, y el delegado del Instituto de Comercio Exterior de Portugal en Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de mayo de 2001