Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad gastó en 6 meses casi el doble del dinero anual del plan de choque

Sólo durante el segundo semestre del año pasado, la Consejería de Sanidad consumió un 178% del dinero presupuestado para el Plan de Choque, el programa puesto en marcha en 1996 por el Consell para derivar pacientes de la sanidad pública en lista de espera a clínicas privadas. De acuerdo a una respuesta parlamentaria remitida a la diputada socialista María José Mendoza, durante la segunda mitad de 2000 Sanidad pagó 1.787 millones de pesetas a los 12 hospitales privados que participaron en el programa. El escrito no facilita la cantidad total gastada por el Consell para pagar las intervenciones de pacientes de la red pública en clínicas privadas durante el año pasado. De esta forma, en seis meses, se superó en más de 780 millones el dinero presupuestado anualmente para tal efecto por el Consell, que ascendió a 1.000 millones de pesetas. Los ocho centros de Alicante que participan en el plan de choque recibieron en conjunto 584 millones de pesetas, frente a los 1.203 que facturaron las cuatro clínicas de la provincia de Valencia.

Según la diputada socialista, a lo largo de todo el año pasado, el dinero destinado al Plan de Choque se acerca a los 3.000 millones de pesetas, una cantidad superior a la registrada durante los últimos años. Pese a que Sanidad siempre destina inicialmente 1.000 millones para cubrir estos gastos, desde la puesta en marcha del programa, la dotación presupuestaria se supera repetidamente. En 1996 se destinaron 1.859 millones de pesetas; al año siguiente fueron 2.452 millones de pesetas; en 1998 la factura fue de 2.739 millones y en 1999 de 2.559 millones de pesetas.

Programas paralizados

Mendoza criticó ayer en la comisión de Sanidad de las Cortes que el Plan de Choque, un programa que nació como una medida puntual destinada a combatir las listas de espera se haya convertido en un apartado fijo en los presupuestos del Consell que, además, se ve superado año tras año en gasto real. La diputada socialista denunció también la parálisis que sufren los planes Exprés y Óptimus, anunciados por Sanidad para luchar contra las esperas, que se encuentran congelados.

Uno de los puntos del día de la comparecencia de ayer en las Cortes del consejero de Sanidad, Serafín Castellano, obedecía a una pregunta socialista sobre las medidas puestas en marcha por el Consell para combatir las listas de espera. En su respuesta, Castellano, que evitó dar cifras actualizadas del número de pacientes que esperan una intervención -24.673 en febrero de 2000, entre intervenciones con anestesia general y local- , aludió a que desde 1995, fecha de la llegada del PP a la Generalitat, se ha reducido la lista de espera quirúrgica en un 79%. A lo que sumó el aumento de intervenciones en cirugía mayor ambulatoria, de actividad quirúrgica y operaciones en tardes como medidas añadidas del PP para acortar los tiempos de espera. Castellano también se refirió al Plan de Choque, que, dijo, ha sido copiado por otras autonomías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de mayo de 2001