Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP da por roto el acuerdo sobre la ley de parejas de hecho

PSOE e IU creen que los populares quieren frenar la norma por presiones del partido

El desencuentro entre el PP y la oposición parlamentaria se inició el pasado 2 de abril cuando el PSOE registró en la Asamblea una proposición de ley de parejas de hecho. Según los populares, esta propuesta socialista, que debe ser debatida aún por la Cámara regional, copia la ley de parejas de hecho aprobada recientemente por la Generalitat valenciana -con Gobierno del PP-, si bien incluye algunas de las enmiendas rechazadas durante su tramitación parlamentaria.

Tras la propuesta de ley socialista, la diputada de IU Caridad Plaza también presentó, el 23 de abril, una proposición no de ley para su debate en el Parlamento regional, que Miguel Ángel Villanueva tacha directamente de 'chapucera'. Plaza reclamaba una modificación de 'los artículos 44, 66, 67 y de aquellos otros que se consideren necesarios para hacer posible los matrimonios de las personas independientemente de su inclinación sexual'. Villanueva se pregunta con sorna: 'Pero ¿a qué artículos se refiere: a los del Código Civil, al Penal, al de Tráfico...?'

Caridad Plaza reconoce el error en su proposición, pero recuerda que 'ya está corregido'. 'Nos dimos cuenta de la errata y presentamos una modificación en la que se explica que son artículos del Código Civil. Villanueva se puede reír, pero estamos hablando de un tema muy serio', dice.

Discriminación

Plaza, en su propuesta, recordaba también que el artículo 32 de la Constitución reconoce el derecho del hombre y la mujer 'a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica'. Sin embargo, según la diputada, 'lo cierto es que las parejas homosexuales siguen aún discriminadas'. Por ello, continúa la parlamentaria, 'ya es hora de emprender la reforma legislativa necesaria en el ordenamiento jurídico con el fin de acabar con esta discriminación histórica'. Plaza pide que se 'posibilite que estas personas puedan contraer matrimonio con todos los efectos que son propios de la institución matrimonial'.

Por su parte, la proposición socialista no reclama tanto la posibilidad del reconocimiento del matrimonio entre homosexuales, sino que se reconozca legalmente 'la realidad social de la existencia de las uniones de hecho'. El PSOE recuerda que 'el matrimonio y las uniones de hecho, por tratarse de instituciones distintas, obedecen a opciones y planteamientos personales que requieren el respeto a la diferencia tanto en el plano social como en el jurídico'. Y considera que hay que 'dar una adecuada solución a la realidad sociológica del incremento del número de uniones entre personas, algunas difícilmente encuadrables en las categorías jurídicas existentes, y otras excluidas del acceso al matrimonio'.

La propuesta socialista, a grandes rasgos, establece una igualdad jurídica entre los matrimonios tradicionales y las personas que formen una pareja de hecho. Según el PSOE, no podrán formar parte de las parejas de hecho los menores, los que estén casados, quienes ya mantengan uniones estables o los parientes por consanguinidad o adopción.

Podrán, en cambio, heredar cuando uno de sus miembros fallezca, así como tener 'las compensaciones económicas que convengan para el caso de cese de la convivencia'. Igualmente, la propuesta plantea la extinción de este tipo de uniones al modo en el que están regulados los divorcios o separaciones.

María Luz Martín Barrios, diputada socialista en la Asamblea, negó ayer que su grupo haya roto el acuerdo plenario, tal y como afirma el PP. 'Cuando se debatió la propuesta de instar al Gobierno a redactar la ley, los socialistas estuvimos de acuerdo, pero insistimos en que íbamos a presentar nuestra propia propuesta', aseguró.

Martín Barrios añadió que su propuesta surgió cuando 'el PP comenzó a mostrar una fuerte división en este asunto, ya que hubo diputados, forzados por el Opus Dei, que se negaron a apoyar la resolución aprobada en octubre por los tres grupos'. 'Tememos que el PP quiera dar ahora marcha atrás. Por eso, y con el fin de ir avanzando en este importante asunto, hemos intentado forzar el debate con nuestra proposición. Si esperamos a que el Gobierno regional nos presente su texto, pasarán todavía varios meses y llegará el final de año sin que la Asamblea haga nada'.

Caridad Plaza, de IU, mantiene unos argumentos semejantes: 'José María Aznar anunció hace poco que su Gobierno no iba a tramitar ninguna iniciativa a favor de las parejas de hecho. Creo que en el PP han tocado a retreta y el grupo parlamentario popular no sabe ahora cómo dar marcha atrás'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de mayo de 2001