Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Desarrollo sostenible

El proyecto de ley de urbanismo presentado esta semana ante el Parlament de Catalunya parte de una concepción polinómica de ciudad, en la que el dinamismo económico, la cohesión social y la sensibilidad medioambiental se erigen en pilares fundamentales del proceso urbano.

El proyecto pone énfasis en la contribución que el urbanismo debe hacer en beneficio del desarrollo sostenible de Cataluña, de modo que, al amparo de la Constitución, también formará parte del suelo no urbanizable en Cataluña el que deba preservarse para conseguir efectivamente la utilización racional del territorio, como recurso natural, en beneficio de la seguridad y la calidad de vida de los ciudadanos.

Es precisamente esa utilización racional del territorio la que ha de configurar una incorporación progresiva del suelo al proceso de urbanización sin dispersiones, de manera concentrada y apoyada en las redes de comunicación y de servicios.

También esa premisa es la que exige una configuración orgánica del suelo preservado de la urbanización en beneficio de los extraordinarios valores que Cataluña ofrece en materia de patrimonio cultural y paisajístico y en materia de biodiversidad.

Otra faceta del proyecto de ley es la incorporación real de los principios de celeridad y eficacia en la tramitación y gestión del planeamiento urbanístico.

Si los ayuntamientos aceptan el reto que la ley plantea, adoptarán programas de actuación urbanística municipal y asumirán la competencia para la aprobación definitiva de los planes en suelo urbano y en suelo urbanizable, sin ulterior necesidad de tramitar específicamente estudios de detalle y proyectos de urbanización.

Ello comportará un considerable ahorro en tiempo de tramitación que, unido a las ágiles modalidades de gestión urbanística del proyecto, ha de contribuir decisivamente a la obtención del suelo urbanizado preciso en cada momento, como eficaz fórmula de oposición a la tensiones de mercado derivadas de la escasez de suelo.

Ramon Roger i Casamada es secretario para las Actuaciones Concertadas, la Vivienda y el Urbanismo de la Generalitat.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción