Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moratalaz cobrará a los ancianos un servicio médico que antes era gratuito

Varias decenas de socios del centro municipal de mayores Nicanor Barroso, en Encomienda de Palacios (Moratalaz), acudieron el pasado jueves al pleno del distrito para protestar por la decisión del Ayuntamiento de cobrarles por el servicio de fisioterapia y rehabilitación que desde hace más de 12 años, y hasta el pasado verano, recibían gratuitamente.

Fernando Sagredo, presidente de este centro, con unos 7.000 socios, explica que el problema no es sólo el cobro del servicio. 'Es que sentimos que se está abandonando el centro porque desde el verano tampoco hay ATS y ya no se ponen inyecciones ni se toma la tensión. Además, las obras de ampliación del recinto llevan cuatro meses paradas', añade.

Sagredo explica que los responsables de la junta les han ofrecido una solución intermedia para el problema de la fisioterapia: que sólo paguen aquellos ancianos que acuden más de dos días por semana. Los que vayan tres días por semana deben abonar 2.000 pesetas al mes, y los que vayan los cinco días, 3.000 pesetas mensuales. 'Pero eso no es solución, porque la mayor parte de la gente iba todos los días y no puede, o no quiere, pagar por un servicio que ha sido gratuito', concluye.

Por otra parte, el concejal de Moratalaz José Fernández Bonet se ha comprometido a que las obras del centro se reinicien en junio y finalicen en septiembre.

Ernesto Cabello, responsable del Servicio Municipal de Mayores, entiende el malestar de los jubilados, pero explica que no se pueden hacer excepciones: 'Los usuarios del Nicanor Barroso tenían desde hace años un servicio gratuito de fisioterapia que no disfrutaba ningún otro centro de la capital. Este verano hemos empezado a crear servicios similares en todos los distritos para ancianos con niveles bajos de artrosis y otros padecimientos que no tienen cabida en la rehabilitación del Insalud'. Y añade: 'Comprendo que estos vecinos del distrito de Moratalaz sientan que han perdido un derecho, pero las tarifas, que creemos asequibles, deben ser iguales para todos los madrileños'.

Por ahora se han creado estos espacios de mantenimiento para mayores en seis de los 21 distritos de la ciudad y se espera abrir el resto en cinco meses. Las tarifas son de 1.000 pesetas mensuales para los que acuden dos horas a la semana (ocho al mes), de 2.000 si van tres días (12 horas al mes) y de 3.000 si van de lunes a viernes (20 horas). 'El 90% de los mayores acude dos días, por lo que pagarán 1.000 pesetas mensuales, algo que no es nada abusivo', añade Cabello.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de abril de 2001