Pico y López proyectan siete viviendas ecológicas en Sevilla

Los arquitectos Ramón Pico y Javier López, ambos de 35 años, han convertido a una Cenicienta en toda una princesa. El solar del número nueve de la calle de Duque Cornejo, que a pesar de estar en pleno centro de Sevilla ha pasado una década baldío, alberga ahora siete viviendas ecológicas.

Una fachada de tan sólo 180 centímetros, tras la cual aparecen 400 metros cuadrados, había disuadido a cuanto promotor se interesaba por el terreno. El equipo formado ha partido del concepto árabe. 'Volcada hacia dentro, con zonas ajardinadas, estanques y patios interiores', aclara López.

En la construcción del edificio, que se inauguró el pasado jueves, no se ha empleado PVC, tiene preinstalación para energía solar, el sistema eléctrico y las pinturas no tienen componentes contaminantes y el agua de las albercas se aprovecha para el riego.

Este equipo de jóvenes arquitectos, admiradores del holandés Koolhaas, los sevillanos Cruz y Ortiz y el catalán José Antonio Coderch; ha creado un juego de volúmenes de inspiración racionalista. Baños con lucernarios, chapas intercaladas en la solería -con un guiño a las pinturas de Mondrian- o pequeños jardines y una alberca en el ático aportan encanto a las viviendas.

El director de escena Julio Fraga estrenó, en la inauguración del proyecto, un poema escénico con danza vertical. El blanco y el gris de las paredes sirvió de escenario para la coreografía de tres bailarines funambulistas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Margot Molina

Ha desarrollado su carrera en El PAÍS, la mayor parte en la redacción de Andalucía a la que llegó en 1988. Especializada en Cultura, se ha ocupado también de Educación, Sociedad, Viajes y Gastronomía. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado, entre otras, la guía de viajes 'Sevilla de cerca' de Lonely Planet.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS