Colas de hasta 45 kilómetros en la A-7 por la vuelta de vacaciones

El retorno masivo se produjo hasta el mediodía

Desde el pasado 6 de abril hasta primeras horas de la noche de ayer, 18 personas fallecieron en las carreteras catalanas en 16 accidentes mortales, según informó el Servicio Catalán de Tráfico. Además, 15 personas resultaron heridas de gravedad. Estas cifras suponen un ligero descenso con respecto a la Semana Santa del pasado año, en la que murieron 25 personas en accidentes de circulación en Cataluña.

Las mayores retenciones se produjeron en las autopistas de la costa. En la A-7, por la mañana, hubo 2 kilómetros de retención en sentido norte a la altura de Cambrils, otros 2 en Tarragona, 7 en El Vendrell, 7 en el peaje de Martorell y 14 en Vilafranca del Penedès. También hubo colas de 3 kilómetros en las inmediaciones de Salou, siempre en sentido Barcelona, según informó el Servicio Catalán de Tráfico.

En la carretera C-16 (ex C-1411 hasta el reciente cambio de denominación aprobado por la Generalitat) se registraron retenciones de hasta siete kilómetros en dirección a Manresa, y en la C-14 (ex C-1313), cinco kilómetros en sentido Lleida.

La C-16 presentaba a media tarde siete kilómetros de retención en Berga en sentido sur. En este tramo la circulación también ganó en fluidez a medida que pasaban las horas, ya que las colas habían llegado a alcanzar 24 kilómetros.

También hubo largas colas en la C-19 a la altura de Sant Quirze de Besora y en la C-3, donde se registraron colas de hasta tres kilómetros en El Prat de Llobregat en sentido sur, así como atascos en los accesos y salidas de Sitges y Castelldefels. En Girona, la A-7 presentó retenciones a la altura de los términos de Maçanet de la Selva y Hostalric.

En la C-260 hubo colas de hasta dos kilómetros a la altura de Vilasacra. En Lleida, las retenciones se centraron en la C-14 a la altura de Ponts, donde las colas llegaron a ser de hasta cinco kilómetros en sentido sur. En la N-II, en Cervera, las retenciones alcanzaron hasta dos kilómetros.

Tras los grandes atascos que se produjeron antes del mediodía, en la A-7 la circulación fue más fluida desde media tarde. La intensidad del tráfico se redujo, y pasada la mitad de la tarde, cuando se preveía que un mayor número de vehículos se desplazara por las carreteras catalanas, en esta autopista hubo tres kilómetros de retención a la altura de El Papiol y de Vilafranca del Penedès. Por la tarde, también hubo colas en el peaje de Tarragona y a la altura de El Vendrell, siempre en sentido Barcelona, aunque con el tráfico menos intenso que durante la mañana.

400.000 coches hacia Barcelona

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0016, 16 de abril de 2001.

Lo más visto en...

Top 50