Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sepultada en Chile María Ruiz-Tagle, madre y viuda de dos presidentes

Después de una misa en la catedral de Santiago, que ofició el cardenal y arzobispo capitalino Francisco Javier Errázuriz y a la que asistieron autoridades y dirigentes políticos de diversos sectores, fue sepultada ayer (*CF*)María Ruiz-Tagle, viuda del ex presidente chileno Eduardo Frei Montalva, que gobernó entre 1964 y 1970, y madre del también ex mandatario Eduardo Frei Ruiz- Tagle, que dirigió el país entre 1990 y 1994.

Conocida como la señora Maruja en círculos democratacristianos y de sus amigos, María Ruiz-Tagle, de profesión contadora y con estudios de Filosofía, Psicología y Religión, era conocida por su sentido del humor. El ex canciller y actual senador democratacristiano Gabriel Valdés recordaba que, con sus bromas, María Ruiz-Tagle solía romper la tensión de las apasionadas discusiones políticas de las que fue testigo numerosas veces.

Aunque prefirió permanecer en segundo plano, acompañó en las campañas políticas a su esposo, el primer presidente democratacristiano de Chile, y, mientras fue primera dama, creó la organización de los Centros de Madres (CEMA), que buscaba capacitar y dar oportunidades a mujeres de sectores populares. La viuda del ex presidente Salvador Allende, Hortensia Bussi, recordaba que ella le legó, en 1970, el trabajo del CEMA muy organizado.

María Ruiz-Tagle falleció el martes a los 87 años, aquejada por una neumonía y una insuficiencia renal, que la mantuvieron internada en una clínica privada durante tres semanas. Tres de sus hijos han hecho carrera en la política. Además de Eduardo, hoy senador vitalicio como ex presidente de la República, es también senadora del mismo partido su hija Carmen, y su hijo Francisco, dirigente de la colectividad.

Ruiz-Tagle dejó siete hijos -cuatro mujeres y tres hombres´-, 21 nietos y 23 bisnietos. El Partido Demócrata Cristiano la calificó en una declaración como 'símbolo de la mujer chilena'.

El presidente, el socialista Ricardo Lagos, resaltó que dejó una impronta en un momento importante de la historia del país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de abril de 2001